Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pagan una operación de nariz pero le niegan a una niña con cáncer su tratamiento

Pagan una operación de nariz pero le niegan a una niña con cáncer el tratamientoInformativos Telecinco

Sam Barton, tiene 22 años. Este joven quería parecerse a Joey Essex, un presentador de televisión muy conocido en Inglaterra. Barton acudió a NHS Birmingham CrossCity, una clínica de salud, en Inglaterra. El objetivo era que le pagaran una operación de nariz valorada en 6.146 euros.  La polémica se ha originado porque a Kelli Smith, una niña de cinco años, le han negado pagarle el tratamiento para vencer el cáncer.

Sam Barton ha hecho público lo fácil que era conseguir que en 'NHS Birmingham CrossCity', una clínica médica, te costearauna operación de nariz. Este joven asegura que el motivo no fue por problemas de salud, simplemente quería parecerse a lo que él defino como un “hombre perfecto”: Joey Essex. La operación costó 6.146 euros, así lo recogen fuentes de 'Daily Mail'.
La controversia ha llegado cuando a la familia de Kelli Smith, una niña de cinco años, enferma de cáncer les han comunicado que la clínica no pagará el tratamiento para vencer a la enfermedad. Por su parte, el padre  de Kelli ha criticado que  aquellos que quieran cirugía estética debe “pagársela por uno mismo” para dejar otros casos como el de su pequeña que ya le han extraído tres tumores y ha sufrido varias recaídas.
"Ella no puede conseguir un tratamiento adicional al de NHS" ha explicado su padre. Por ello, la familia está intentando recaudar 614.000 euros para que una clínica en el extranjero pueda atenderla.

Un portavoz del grupo NHS ha dicho que: "No hacemos comentarios sobre casos individuales. Todas las operaciones e intervenciones sólo se llevarían a cabo por razones médicas y requerirían la aprobación de un consultor clínico apropiado".

Otras familias cuyos hijos le han denegado las operaciones en NHS han mostrado su enfado por el caso del joven Barton.
Otro caso similiar ha sido el de Jake Foster, de 13 años de edad, que se le rechazó una operación que prolongaría su vida. "Me siento muy enojada por este tipo de casos en los que realmente una persona necesita dinero para un tratamiento y no es una cuestión  de estética", ha asegurado la madre de Foster.
Oliver Dockerty , de tres años , también le denegaron la petición que le permitirá a Oliver volver a caminar. "La gente está luchando para conseguir el dinero para  procedimientos que realmente podrían cambiar la vida de alguien", ha aseverado Claire la madre de Oliver.