Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 8 trastornos del sueño producidos por las rutinas agobiantes

DormirGtres

Un artículo elaborado por el doctor y psicoanalista Pablo Slemenson, recoge los 8 trastornos del sueño causados por ritmos de vida estresantes y malos hábitos.

El diario argentino Clarín publica 8 problemas típicos a la hora de dormir, y plantea las principales causas:

1. Alternar nuestro ritmo sueño/vigilia: Sufrimos una especie de ‘jet lag’ cuando alternamos nuestros ritmos circadianos (biológicos). Si eres de los que entre semana madruga para ir a trabajar y se acuesta a eso de las doce de la noche, pero al llegar el fin de semana te pueden las ganas de fiesta y acabas durmiéndote a las seis de la mañana y te despiertas a la hora de comer… ¡Es como si viajases a China todas las semanas!

También, los turnos laborales rotativos impiden restablecer un ritmo sueño/vigilia. Esto nos produce somnolencia o excitación. Si a esto le sumamos estimulantes o depresores (alcohol, café, drogas), estaremos alterando nuestro organismo mucho más.

Los expertos recomiendan mantener siempre un horario fijo para evitar la sensación de malestar.

2Retrasar la hora de irse a dormir: A veces, al despertar tenemos un poco de miedo de lo que pueda pasar a lo largo del día, sin embargo, es posible que termine siendo mejor de lo esperado. Esto hace que no queramos irnos a dormir, porque no queremos que el día acabe. Si alargamos la hora de acostarnos se nos hará difícil levantarnos.

3. Dificultad para conciliar el sueño: Cuando a altas horas de la noche estamos muy excitados o tenemos miedo de soñar con algo malo que nos ha ocurrido durante el día.

4. Despertarse en medio de un sueño: El querer hacer realidad nuestros sueños puede atraer consecuencias negativas. A veces, los motivos por los que no podemos alcanzar nuestros sueños nos persiguen mientras dormimos, y alcanzamos un nivel de angustia que hace que nos despertemos.

5. Despertarse y no poder volver a dormir: Tiene que ver con el miedo a que se repita el sueño que no nos estaba gustando (la pesadilla).

6. Dormir pocas horas: Dormiremos mal si lo hacemos en estado de alerta, con la sensación de que nos fuesen a atacar. Esto son fantasías inconscientes y tienen asociados riesgos clínicos.

7. No poder levarse: Vinculado al miedo a no poder afrontar el día.

8. Levantarse cansado: ¿Te has despertado algún día como si te hubiesen pegado una paliza? Si durante la noche estás en estado de alerta, por la mañana sentirás contracturas musculares. Esta tensión puede deberse a patologías clínicas.
Todos estos trastornos son inconscientes. Por ello, el doctor recomienda recibir psicoterapia psicoanalista. De esta manera podemos atacar la cuestión principal: los problemas del día a día, que repercuten en nuestra vida.