Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

SEO/Birdlife confirma un "alarmante" descenso de las poblaciones de aves en Doñana por las amenazas existentes

La asociación ecologista SEO/Birdlife ha confirmado, según los datos que analiza anualmente, que el volumen de la naturaleza en el humedal está descendiendo de forma "alarmante" debido a las amenazas que le afectan, especialmente la sobrexplotación de sus aguas subterráneas.
En una nota, el colectivo expone que el 60 por ciento de las poblaciones de las especies de aves acuáticas, para las que se ha conseguido estimar la evolución de la sus poblaciones, presentan una tendencia negativa y que, a pesar de ligeros repuntes en algunas especies, la rápida desecación primaveral de la marisma provoca el fracaso en la cría de los nuevos pollos.
El descenso en las poblaciones de aves de Doñana es "palmario" desde hace más de diez años, según SEO/Birdlife. Algunas especies tremendamente abundantes como la pagaza piconegra han pasado de cifras superiores al millar de parejas en la primera década del siglo XXI a medias que apenas llegan a las 70. Ni en 2014 ni en 2015, últimos años con datos, ha conseguido criar en el humedal.
De las 16 especies de aves acuáticas catalogadas en alguna categoría de amenaza, según el Libro Rojo de los Vertebrados de Andalucía, los otros 'linces' de este parque nacional, más de la mitad --entre ellas, la cerceta pardilla, la garcilla cangrejera, el aguilucho lagunero, el charrancito común, la espátula común, la garza imperial, la pagaza piconegra o el pato colorado-- presenta una tendencia negativa en periodo reproductor.
Las especies más emblemáticas de Doñana, aquellas que siempre han 'reinado' en la marisma, "no se escapan a los malos datos". Son la focha moruna y el porrón pardo, además de las ya mencionadas --y amenazadas-- cerceta pardilla y malvasía cabeciblanca. En estos y en otros casos de aves más comunes, SEO/BirdLife muestra su preocupación por los pésimos datos sobre el éxito reproductor. En 2015, último año con datos ya analizados, 26 parejas de focha moruna se reunieron en Doñana pero solo se contaron ocho pollos. Ese año, la malvasía cabeciblanca también tuvo un año ligeramente mejor que el anterior, con 21 parejas: sin embargo, apenas se observaron pollos.
"Aunque todavía tenemos que analizar los resultados de las siguientes primaveras, las observaciones sobre el terreno que ha realizado SEO/BirdLife sugieren que el problema está lejos de solucionarse", apunta el responsable de la Oficina Técnica de SEO/BirdLife en Doñana, Carlos Dávila.
Especies más comunes, como garzas o espátulas, también están registrando bajas tasas de productividad. En el caso de la espátula común, por ejemplo, solo se observaron pollos en el 15 por ciento de las parejas de uno de los lugares más emblemáticos del Parque Nacional, la Pajarera de la Reserva Biológica de Doñana.
SEO/Birdlife explica esta situación señalando que la rápida desecación de la marisma, provocada por la escasez de precipitaciones en primavera y "extremadamente agudizado" por la sobreexplotación de las aguas subterráneas y superficiales que nutren las marismas, reduce las laminas de agua y, por tanto, la disponibilidad de hábitat para algunas especies, como los patos. Además, esta falta de agua implica menor cantidad de alimento y muchas zonas inaccesibles donde las aves realizan sus puestas, como por ejemplo las isletas, quedan accesibles a depredadores como el jabalí o pequeños carnívoros.
"La situación de Doñana puede entrar en una situación de no retorno si no se actúa de forma urgente", indica SEO/BirdLife, que ha iniciado una campaña de recogida de firmas y de incidencia política para que las administraciones competentes reviertan el crítico estado del humedal. Con esta campaña, la ONG ambiental presenta a los organismos responsables --Junta de Andalucía y Confederación Hidrográfica del Guadalquivir-- el conjunto de medidas mínimas que deberían de adoptarse con carácter de urgencia para salvar Doñana, explica el responsable de Aguas de la organización, Roberto González.
Entre otras acciones, SEO/BirdLife considera vital que se declare el acuífero oficialmente sobreexplotado, asegurar el cierre definitivo y urgente de todas las explotaciones y extracciones ilegales y dimensionar el sector agrícola de tal manera que asegure la conservación de un lugar declarado de interés general del Estado. De igual modo, es necesario establecer medidas para incentivar la reducción del consumo de agua.