Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Romper barreras con los ojos de un niño

En la semana en la que se ha celebrado el Día Internacional de la Discapacidad, una asociación francesa ha querido demostrar con un experimento cómo los prejuicios van ganando peso en con los años y lo absurdo que es tenerlos. El experimento consiste en unir en una sala a un padre o madre con uno de sus hijos y separarlos con un biombo. Frente a ellos se proyecta un vídeo de gente haciendo muecas, ellos los imitan. De repente, aparece una niña discapacitada y mientras los pequeños siguen las imitaciones, sus padres ya no lo hacen se quedan paralizados. La conclusión que se puede extraer: Las diferencias las marca quien las ve y para romper barreras hay que verlas con los ojos de un niño.