Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidas 26 personas en 24 horas por robar cobre en un mismo edificio

Los Mossos d'Esquadra han detenido a 26 personas, la mayoría de nacionalidad rumana, en menos de 24 horas por presuntamente robar cobre en la antigua sede de Telefónica, en la avenida Roma de Barcelona.

Sobre las 14.30 horas del 28 de agosto, un testigo alertó a los agentes de un posible intento de robo en este inmueble del distrito del Eixample, y diversas patrullas se desplazaron y vieron como un grupo de personas bajaban las escaleras con sacas a su espalda, ha informado este lunes la policía catalana.
Cuando advirtieron la presencia policial, comenzaron a huir por el interior del edificio, y cuando los agentes iniciaron la búsqueda localizaron otro grupo que estaba estirando cableado y guardándolo en un carro de la compra.
En la búsqueda por el edificio, los agentes fueron encontrando gente escondido y con bolsas de herramientas donde llevaban lotes, guantes y herramientas para cortar los cables y tubos de cobre; en el operativo arrestaron a 11 personas.
Al día siguiente, sobre las 2.40 horas, los agentes fueron alertados por un vigilante de seguridad, de que alguien podía haber entrado por la zona que todavía tiene actividad y no está en desuso, al saltar una alarma.
Los agentes accedieron al edificio con el vigilante y comprobaron que había cables cortados, preparados para ser recogidos, así como herramientas que podrían haber utilizado los ladrones para cortar los cables.
Los agentes y el vigilante esperaron para comprobar si alguien retiraba el cable, y sobre las 5 de la madrugada un grupo de personas intentaron llevárselo en coche y detuvieron a tres personas; posteriormente, se saldaron 12 detenidos más arrestados dentro del edificio y alrededores.
El cableado que pretendían sustraer en esta ocasión conectaba las baterías de reserva a la alimentación de las líneas telefónicas de todo el barrio y alrededores.
Más de 50 detenidos en dos mese
El hecho de cortar cable supone un grave riesgo de electrocución para las personas que lo manipulan y en caso de que se hubiera producido un corte de suministro, el robo hubiese causado que las baterías de emergencia no funcionasen, dejando sin servicio de 5.000 a 7.000 usuarios.
Según la policía, el estado de abandono y degradación de este edificio, vacío desde 2011, genera problemas de inseguridad y repetidos intentos de robos de cobre: durante los meses de julio y agosto se han detenido a más de 50 personas por estos hechos.