Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jugarse la vida por unas persianas limpias

Ana se juega la vida por dejar bien limpias las persianas de su casa. Vive en un cuarto y las limpia por la fachada, a diez metros del suelo, pero sin cuerdas ni arneses. Subidita al alfeizar. Lo lleva haciendo toda la vida, dos ó tres veces al año. Pero ahora se ha hecho famosa después de que alguien le hiciera una foto y la subiera a la red.