Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Toca hacer balance de los desperfectos en el pirineo

Las caravanas se amontonan reventadas contra los árboles y llenas de barro. Así ha quedado uno de  los campings de Vilamós. No hay consuelo para María Carmen. El barro está por todas partes … por la piscina, por las oficinas. El agua se llevó por delante esta fachada y ha dejado al descubierto el interior de esta casa del pueblo de Bossost. En el puente no queda ni rastro de la barandilla. Los vecinos continúan limpiando para salvar lo que se puedan. Los accesos al campo de golf de Salardú están así. Taponados por árboles, piedras y lodo. Dicen que han perdido 1 millón de euros. En el pueblo de Les, con la escuela cerrada, profesoras y niños, han cambiado los libros por unas palas para echar una mano. Aún así queda mucho trabajo por delante.