Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los niños disfrutan de los regalos dejados por los Reyes Magos

Los niños disfrutan de los regalos dejados por los Reyes MagosGtres

Los Reyes Magos ya han llegado. Ha sido la noche más especial del año para los más pequeños de la casa. Hoy no ha costado madrugar porque había que abrir los regalos que llevan esperando todo el año. Pese a ello, el psicopedagogo Javier Urra asegura que el mejor regalo de reyes para los niños es poder compartirlos y jugar con sus padres, especialmente entre los más pequeños y hasta, por lo menos, los 9 años.

El experto en educación ha puesto de relieve, en una entrevista de Europa Press, que, especialmente entre los 7 y los 9 años, los estudios sociológicos muestran que el deseo de prácticamente dos tercios de los niños es jugar con sus padres, algo que, según precisa, no consiste solamente en "estar" con ellos, sino en implicarles en actividades, como cocinar, hacer excursiones, pasear y ver cosas y lugares.
Además, ha recordado que algo que han perdido las generaciones actuales es "el juego entre iguales" porque "ya no hay ningún padre que deje salir a su hijo al parque él solo", como sí ocurría antes, por miedo a que le ocurra algo. De hecho, se ha mostrado convencido de que el déficit de atención y la hiperactividad "tienen que ver con esto" porque "los niños lo que tienen que hacer es correr".
"Hay juguetes que recordamos todos los adultos. Yo tuve un camión de dos pisos con bombonas de butano que recordaré toda la vida. Hay cosas que generan una gran expectativa y también hay cosas que frustran, porque se rompe o porque necesita pilas o porque parecía más grande... Y no pasa nada, los padres tampoco están para esclavizarse", ha indicado.
AUSTERIDAD PARA NO HACER "NIÑOS ESTÚPIDOS"
De hecho, ha destacado la importancia de implantar un cierto nivel de "austeridad" en los regalos y ha subrayado que, aunque un niño escriba varias cartas, para sus padres, abuelos, etc., "hay que dirigirlas".
"Además, contra el vicio de pedir está la virtud de no dar y eso también es educar. Si no, hacemos niños estúpidos y un buen regalo es fortalecerles", ha apostillado.
Según ha explicado, el juego no va reñido con el esfuerzo y un cierto nivel de disciplina sino todo lo contrario. Por eso, cree que los mejores juguetes son aquellos que permiten que participen varias generaciones y en los que "todos pueden ganar y todos pueden perder", como en los juegos de mesa.
"Que los niños sean generosos --ha propuesto--. Si los reyes traen cinco juguetes, me parecería muy atractivo que se les sugiriera dar alguno a niños que no tienen nada. Pueden dar cinco o pueden no dar ninguno, lo que ellos quieran ya que son suyos. Ese sería un muy buen regalo para los hijos".
NO CONVERTIR AL NIÑO EN UN "NIÑO DE ASIENTO TRASERO"
Pese a la importancia y el valor educativo del juego "reglado", ha indicado también que, en todo caso, es necesario que los niños tengan un tiempo para "estar a su aire" y "jugar con los suyos" en lugar de disfrutar únicamente de un "ocio teledirigido".
"No queremos que el ocio les convierta en niños de asiento trasero, a los que sus padres les recogen de judo para llevarlos a piano y de ahí a ajedrez", ha explicado.