Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey recuperará este lunes su agenda pública tras cuatro semanas sin actos

El Rey Felipe VI retomará este lunes su agenda pública tras cuatro semanas en las que no ha participado en ningún acto con cobertura informativa y en las que ha sido imposible confirmar si ha viajado a algún lugar de vacaciones, más allá de Mallorca, o ha permanecido en Madrid.
Los Reyes estuvieron la primera semana de agosto en Mallorca, destino tradicional de la Familia Real en el estío, si bien cada vez su estancia en las islas se ha ido acortando más y más. Don Juan Carlos no pisa el Palacio de Marivent, y la Reina Sofía es la única que sigue yendo de manera habitual.
Desde la recepción que el 7 de agosto ofrecieron los Reyes, acompañados de Doña Sofía, a las autoridades baleares y a una representación de la sociedad balear, la agenda de actos públicos de los Reyes se ha mantenido vacía.
El miércoles 10 de agosto se les vio en los cines Renoir de Madrid y el 23 de agosto acudieron a cenar a un restaurante del centro de la capital especializado en pescados y mariscos. Entre medias se han publicado informaciones que sostienen que el matrimonio disfrutó con sus hijas entre el 13 y el 20 de agosto a bordo de un lujoso velero frente a las costas de Croacia.
La Casa del Rey no ha querido hacer ningún comentario al respecto. Un portavoz ha indicado a Europa Press que la institución sólo habla, pues es de lo que tiene constancia, de la actividad oficial de los Reyes, no de su vida privada.
Así, desde Zarzuela se limitan a recordar las palabras que el Rey dirigió a la prensa durante un posado veraniego en Palma, cuando les dijo que éste iba a ser un "verano atípico" para ellos en el que tocaba "adaptarse" en función de cómo evolucionase la situación política.
Precisamente por la situación política, el Rey Felipe explicó entonces que veía muy complicado asistir a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, pues este tipo de desplazamientos requieren planificación y en las actuales circunstancias el jefe del Estado no puede anticipar qué fechas tendrá disponibles.
Independientemente de si ha estado en Madrid o en otro destino este mes de agosto, el Rey ha estado localizable cuando se le ha requerido. Así quedó de manifiesto cuando el pasado 18 de agosto la presidente del Congreso, Ana Pastor, llamó a Felipe VI para comunicarle que había puesto fecha al debate de investidura del candidato Mariano Rajoy, 30 y 31 de agosto) lo que llevaba a celebrar nuevas elecciones, en caso necesario, el día de Navidad.
UNA SEMANA CARGADA DE ACTIVIDAD
La agenda de los Reyes para la semana próxima está rellena de actos de lunes a viernes, y es previsible que incluso se amplíe con una eventual audiencia a Ana Pastor, para analizar los pasos a seguir una vez que esta tarde previsiblemente fracase la segunda votación de investidura de Rajoy.
El lunes, Felipe VI tiene programada una audiencia en Zarzuela con la fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal. El martes, presidirá el acto de apertura judicial en el Tribunal Supremo y el miércoles, junto a la Reina Letizia, asistirán al acto de conmemoración del nacimiento del escritor Camilo José Cela en el Instituto Cervantes.
El jueves el Rey acreditará a los nuevos embajadores de Argentina, Azerbaiyán, Bolivia, Guatemala, Ucrania y Mongolia en el Palacio Real y el viernes tanto el Rey como la Reina tendrán diversas audiencias en el Palacio de la Zarzuela.