Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey completa la acreditación de nuevos embajadores extranjeros para que puedan asistir al 12 de octubre

El Rey Felipe ha completado este miércoles la acreditación de todos los nuevos embajadores extranjeros llegados en los últimos meses a España, de manera que todos ellos puedan asistir a los actos de celebración de la Fiesta Nacional el próximo 12 de octubre.
En las últimas tres semanas, el monarca ha presidido otras tantas ceremonias de presentación de cartas credenciales, un acto de gran solemnidad y pompa por el que España les reconoce formalmente como representantes de sus países de origen.
No es habitual que estas ceremonias se produzcan de manera tan seguida en el tiempo --suele haber una por trimestre o cuatrimestre-- pero ante la acumulación de embajadores renovados en los últimos meses el Rey ha querido acelerar su acreditación para permitirles estar presentes en el Desfile del 12 de Octubre y la recepción posterior en el Palacio Real.
Este miércoles han presentado cartas credenciales al Rey en el Palacio Real los nuevos embajadores de Chipre, Koula Sophianou; Suecia, Lars Hjalmar Wide; Eslovenia, Renata Cvelbar Bek; Canadá, Matthew Barry Lavin; Papúa Nueva Guinea, Joshua Riarkindu Kalinoe y Yibuti, Ayeid Mousseid Yahia.
Desde las 11.00 horas de la mañana, los embajadores han ido llegado al Palacio Real de manera escalonada y a bordo de una carroza de gala del siglo XIX perteneciente a Patrimonio Nacional tirada por seis caballos de raza holandesa.
Al llegar al Patio de la Armería del palacio, la banda de música de la Guardia Real les ha dado la bienvenida interpretando el himno de sus respectivos países. El Rey Felipe ha recibido a los representantes diplomáticos en la Cámara Oficial, donde cada embajador ha hecho entrega de la carta credencial y ha presentado al monarca a parte de su equipo en la misión diplomática.
Después, cada embajador ha mantenido un encuentro por espacio de unos 20 minutos con el Rey en el Salón del Nuncio, en presencia del subsecretario del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Cristóbal González-Aller, en sustitución del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, que se ha ausentado para participar en un seminario empresarial organizado por Casa Mediterráneo en Alicante.
Tampoco ha estado en la ceremonia el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, como suele ser habitual. En este caso, Alfonsín tenía otras responsabilidades que atender en su despacho.
UNA TRADICIÓN DEL SIGLO XVIII
La ceremonia de entrega de cartas credenciales ante el jefe del Estado se remonta al siglo XVIII y se ha mantenido prácticamente intacta en su desarrollo hasta nuestros días. Las únicas excepciones se produjeron en 2013 y 2014, cuando el acto sufrió modificaciones debido a las convalecencias del Rey Don Juan Carlos por las diversas operaciones a las que se tuvo que someter.
Así, en lugar de celebrarse en el Palacio Real, la entrega de las cartas credenciales de los embajadores tuvo lugar en varias ocasiones en la Zarzuela y era más corta de lo habitual. La llegada de Felipe VI al trono en junio de 2014 hizo recuperar el formato tradicional de estas ceremonias, propias solo de los países con monarquía.