Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Requisan 9 kilos de cocaína al desarticular un grupo de narcos que tenían 'pisos francos' en Madrid y Getafe

También nueve turismos, 8.000 euros en efectivo y un depósito de gasolina manipulado
Agentes de la Policía Nacional han detenido a once personas e intervenido más de nueve kilos de cocaína a un grupo de narcotraficantes que disponían de pisos de seguridad en Madrid y Getafe en los que manipulaban la droga que transportaban oculta en vehículos provistos de 'caletas' para distribuirla por España y también a nivel europeo.
Según ha explicado Jefatura Superior de Policía de Madrid, estos habitáculos estaban preparados por ellos mismos en el garaje de una de las cinco viviendas que han sido registradas en Madrid, donde se han intervenido nueve vehículos, cerca de 8.000 euros en efectivo, sustancia de corte y diversos útiles para manipular el estupefaciente.
También se ha intervenido un depósito de gasolina manipulado para transportar el estupefaciente y provisto de un sistema magnético para su apertura.
Las investigaciones, iniciadas a principios de año, llegaron a la conclusión de que la organización disponía de una completa infraestructura en Getafe y Madrid, donde almacenaban y adulteraban el estupefaciente en varias viviendas antes de su distribución.
El transporte de la cocaína se realizaba en habitáculos ocultos en vehículos en los que viajaban acompañados de otros miembros de la unidad familiar para no despertar sospechas en caso de ser interceptados por la Policía.
Poco después del inicio de las pesquisas, varios miembros de laorganización iban a realizar una entrega en Albacete. El dispositivo devigilancia desplegado por los investigadores en torno al comprador culminó con el arresto de una persona y la incautación de cerca de medio kilo de cocaína en el registro de su vivienda en la localidad manchega.
Tras esta actuación, el grupo de narcotraficantes continuó con susactividades ilícitas y los investigadores averiguaron que habían planificado otra nueva entrega en Almería.
El vehículo fue intervenido a su llegada a la ciudad andaluza y sometido a una exhaustiva inspección ante el convencimiento de que llevaba droga camuflada en su interior, a pesar de no haber encontrado nada en un primer control.
Los agentes finalmente encontraron los 1.700 gramos de cocaína que transportaban, y conductor y acompañante fueron arrestados. La titular del coche, que hacía las veces de testaferro dentro de la organización, fue posteriormente localizada y detenida.
LOS DETENIDOS TRATARON DE APLICAR MÁS MEDIDAS DE SEGURIDAD
Estas detenciones obligaron a los miembros de la organización a adoptar más medidas de seguridad para no ser localizados por los agentes. A pesar de ello se logró abortar otra entrega en Murcia en la que pretendían vender más de un kilo del mismo estupefaciente.
Las investigaciones continuaron y a finales del mes pasado se supo que se disponían a viajar a Italia para entregar más de dos kilos de cocaína a una organización afincada allí. El principal responsable de la organización, junto con su pareja y su hijo menor de edad, se desplazaron desde Madrid a Barcelona con la intención de embarcar en un ferry con destino a Italia.
Antes de subir al buque fueron interceptados y el vehículo sometido a una minuciosa inspección en la que se incautaron 2.300 gramos de cocaínadentro del depósito de agua del limpiaparabrisas. Esta actuación propició el inicio del operativo para detener al resto de miembros de la organización, un dispositivo en el que se realizaron cinco registros en Getafe y Madrid.
Los investigadores requisaron un total de cuatro kilos de cocaína, sustancia de corte, productos químicos para adulterar la droga, así como diversos útiles para empaquetarla y distribuirla.
En el garaje de una de las viviendas, los detenidos habían habilitado un taller clandestino en el que preparaban las 'caletas' y adulteraban el estupefaciente.