Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reabren la playa de Melilla en la que aparecieron escorpiones tras unas rocas

La playa de Horcas Coloradas de Melilla, que el martes tuvo que ser desalojada y cerrada tras hallar tres escorpiones bajo una roca que obligaron a cambiar la bandera verde de permitido el baño por la negra que desaconseja tanto el baño como estar en la playa, ha reabierto pasadas las 13,00 horas de este miércoles tras una desinfección realizada en la zona por una empresa especializada.
En declaraciones a los periodistas, el consejero de Coordinación y Medio Ambiente, Manuel Ángel Quevedo, ha anunciado la reapertura de esta playa "al comprobarse que está libre de escorpiones" y asegurar que los alacranes han sido en unos casos retirados por los servicios de limpieza y por otro que hayan regresado "de forma natural" a su hábitat.
Quevedo ha explicado que la decisión de desalojar y cerrar la playa durante 24 horas "ha sido por precaución" porque ha asegurado que "no son venenosos en absoluto aunque su picadura es molesta como puede ser las de avispa u otra especie".
El titular de Medio Ambiente ha detallado que estos alacranes se mueven sobre todo por las noches porque "no salen de día" y sospecha que llegaron a la playa desde los acantilados que rodean la playa de Horcas Coloradas.
En cualquier caso, ha avanzado que han hecho una limpieza profunda de la zona, sobre todo debajo de las rocas, que es donde encontraron este martes tres escorpiones, y "la playa ya puede ser usada sin problema por los bañistas". Quevedo ha anunciado que estas limpiezas seguirán para evitar que lleguen estos arácnidos a las zonas donde se ponen los bañistas.
Los hechos se han producido en una playa creada hace unos pocos años con arena artificial sobre un acantilado, muy valorada por los melillenses al disponer de un agua de mayor calidad al de la mayoría de las playas de la ciudad autónoma.