Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El taxi gratuito de Rafa, un mundo de fantasía para niños con cáncer

El taxi gratuito de Rafa, un mundo de fantasía para niños con cáncerInformativos Telecinco

Mickey, Hello Kitty, Pluto, Bob Esponja o los Pitufos brillan por todo el vehículo. El taxi de Rafael Segura Reyes es un escenario improvisado de cualquier estantería de una tienda de juguetes. Y todo esto lo hace con un fin concreto: Trasportar a niños con cáncer u otra patología en su coche por las calles de Sevilla. Él no cobra por ello, asegura que es una labor solidaria y los donativos que le dejan las familias se destinan, íntegramente, a los tratamientos de estos pequeños.

Con voz amable y servicial, envuelta en un evidente acento sevillano, me responde Rafael. Un taxista de 52 años que se gana la vida con su coche. Hasta aquí, no llama demasiado la atención. Lo curioso es al descubrir la iniciativa que llevó a cabo hace tres años. "Mi niña Alicia tenía cinco añitos cuando me pidió que adornara el coche por dentro. Y yo le dije vamos a decorarlo pero haremos algo mejor que eso. Vamos a montar  a los niños que padezcan cáncer para que el camino del hospital se les haga más ameno", comenta Rafa con alegría. Y es que, el que sube a esta tienda improvisada de juguetes se vuelva loco. Mickey, Hello Kitty, Pluto, Bob Esponja o los Pitufos lucen por todo el vehículo. Pero no sólo eso, el techo, el salpicadero del coche, el maletero y hasta el volante. "Tengo un cartel situado en el respaldo del asiento del copiloto que viene escrito: Taxi solidario. Gratuitamente niños enfermos 607 307 414", afirma. "Los niños van encantados, sonríen y disfrutan mientras les pongo la música de los 'Cantajuegos'. Parece que llevo la discoteca sobre ruedas. Tengo también una cajita de madera en la que la gente puede dar un donativo. Yo no me llevo ni un euro. Este servicio es completamente gratuito”. explica con seguridad.
Otros colectivos también aportan su granito de arena

Al principio este medio de transporte era exclusivo para niños con cáncer pero ahora, "cualquiera que tenga una enfermedad lo subo. Suelen ser de varias edades, ocho, diez, doce quince años…".  
Rafa ya lleva tres años con esta propuesta solidaria en la capital de Andalucía. Camino que no recorre solo; ANDEX, la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Andalucía, desde el hospital Virgen del Rocío ofrece ayuda económica a la familia y apoyo psicológico al niño enfermo. Rafa se coordina con esta asociación para que los familiares contacten con él y así transportar a los pequeños al lugar donde reciben el tratamiento.
Trabas legales referentes a la estética del vehículo
 Al preguntarle por la legalidad de llevar el vehículo de esta forma, este taxista solidario señala que: "Una vez me paró la Policía Local de paisano y me pidió toda la documentación. Los agentes me declararon que otros taxistas con los que yo trabajaba lo habían perdido. No entendían por qué a ellos podían multarles y a mí no por llevar el coche repleto de peluches".
La controversia surgió a raíz de que todos deben tener un aspecto similar, excepto en la puerta del copiloto, donde se permite llevar publicidad. Él asegura que su labor es solidaria y no hace "daño" a nadie.
Su hermana mayor falleció de cáncer de pecho

Era la mayor de cinco hermanos y esta enfermedad pudo con ella. "Siempre hay algún familiar o algún amigo que pasa por este bache". De esto, ya han pasado cuatro años. Por eso, confiesa que: "A mi me reconforta mucho la mirada de estos chiquillos. Dicen que hay un dicho que una imagen vale más que mil palabras. Es totalmente cierto. Yo siento mucha satisfacción cuando los veo felices montados ahí detrás".
Rafa es el único taxista en toda España que ha puesto en marcha esta propuesta. Sólo en Florencia, otra mujer también se ha unido a esta carrera solidaria. Una vez más, se puede decir que Sevilla tiene un color especial. Pero no por la Giralda, el barrio de Triana o la Plaza de España de Sevilla. Especial porque acciones como estas, demuestran que la batalla contra el cáncer se puede disfrazar de los referentes infantiles de estos pequeños grandes valientes. Todo un ejemplo de solidaridad en estado puro.
[
El taxi gratuito de Rafa, un mundo de fantasía para niños con cáncer
]
[
El taxi gratuito de Rafa, un mundo de fantasía para niños con cáncer
]