Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Quirónsalud adquiere el 50% de la Clínica Ricardo Palma de Lima (Perú)

El grupo Quirónsalud ha cerrado la compra del 50 por ciento de la Clínica Ricardo Palma en Lima (Perú) tras más de tres años de negociaciones, completando así su primera operación en América latina, según ha informado en un comunicado.
Este hospital privado cuenta con más de 200 camas y más de 2.500 profesionales, de los que 440 son médicos, y su facturación supera los 90 millones de euros anuales. La clínica ofrece su propio plan asegurador de medicina pre-pagada, el cuarto mayor programa de estas características de Perú, que ya cuenta con más de 33.000 afiliados.
El centro fue fundado hace más de 40 años por un grupo de profesionales que, en su mayoría, siguen trabajando en el hospital, y cubre toda la gama de especialidades de alta complejidad. De hecho, el equipo médico fundador del hospital permanecerá en el accionariado.
Quirónsalud competía con otros grupos financieros y hospitalarios peruanos e internacionales y, tras dicha adquisición, entra como socio estratégico para consolidar el liderazgo del centro y potenciar su crecimiento en un país donde, según aseguran, la sanidad privada está consolidándose.
De hecho, para el grupo español entrar en el mercado sanitario de Perú "representa una oportunidad de crecimiento y un primer paso para realizar más inversiones en Latinoamérica".
"La consolidación de una clase media estable y creciente en la región, que va a demandar servicios sanitarios cada vez más eficientes y de calidad, permite prever altas tasas de crecimiento del sector en el corto y medio plazo", ha destacado.
Además, confían en que la Clínica Ricardo Palma pueda beneficiarse de la experiencia de Quirónsalud en otros mercados competitivos, sus procesos de calidad asistencial, su 'know-how' en mejores prácticas clínicas, su capacidad de inversión en equipamiento de alta tecnología, las posibilidades de intercambio de profesionales médicos, así como economías de escala que permitan generar eficiencias operativas.