Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont acepta cambiar la fecha de la Junta de Seguridad tras "rectificar" Zoido

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha explicado este miércoles que está dispuesto a cambiar la fecha de la Junta de Seguridad, que él mismo ha convocado para el 3 de julio, tras constatar que habido una "rectificación" del Gobierno central con este tema.
Lo ha dicho en declaraciones a los periodistas desde l'Ampolla (Tarragona), donde se encuentra en un visita institucional que le llevará a visitar varios municipios de la provincia.
Puigdemont ha expuesto que le ha llegado "una comunicación" de que el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, considera imprescindible reunir este órgano, lo que cree que evidencia que el Gobierno acepta la petición de la Generalitat de convocar esta junta.
El presidente catalán ha explicado que, tras constatar este cambio de actitud, "no será un problema" encontrar una fecha que vaya bien tanto a la Generalitat como a los representantes del Gobierno central.
Solo ha pedido que, aunque no sea el 3 de julio como él anunció este martes, no haya más "dilaciones" y se convoque a corto plazo y con el orden del día que la Generalitat ya ha presentado al Estado, y que no ha precisado.
"No aceptaremos una dilación de la Junta, ni ningún cambio sustancial en el orden del día que ya teníamos pactado desde hacía semanas y meses, que es compartido e imprescindible de abordar", ha concluido.
El presidente ha lamentado que la Generalitat haya tenido que proponer hasta seis fechas para celebrar la Junta hasta que el Estado ha accedido a participar: "No hacía falta que hicieran esperar tanto a los ciudadanos de Catalunya y que se haya puesto, incluso, en cuestión el compromiso del Estado en la seguridad de los catalanes".