Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puig defiende el decreto de plurilingüismo y pide que se deje de "manosear" el conflicto lingüístico porque "no existe"

Marzà niega que la futura discrimine a las zonas castellanohablantes y dice que "si alguien tiene algo en contra del valenciano, que lo diga"
El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha defendido el nuevo decreto de plurilingüismo que propone la Conselleria de Educación porque supone "un avance muy positivo para que los niños sepan tres lenguas", el castellano, el valenciano y el inglés. "Ahora bien --ha advertido-- si hay personas y partidos políticos que quieren continuar utilizando la lengua para la confrontación, solo les pido un poco de responsabilidad, que dejen de manosear el conflicto lingüístico porque aquí no existe".
Así lo ha aseverado el jefe del Consell en declaraciones a los medios de comunicación en el acto de celebración del Día Internacional de las Lenguas. "Quiero manifestar claramente que el avance del decreto de plurilingüismo es absolutamente razonable y muy positivo para que los niños sepan las tres lenguas. No todo el mundo sabe inglés, hasta ahora hemos fracasado y este decreto es un avance considerable que, además, se hace de forma dialogada y que espero que al final se puede llegar a un gran consenso en la comunidad educativa", ha apostillado.
Por su parte, el conseller de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, ha sido preguntado por las críticas recibidas por el borrador del decreto y, en concreto, ha negado que se discrimine a las zonas castellanohablantes.
"No se cambia nada respecto a lo que hay ahora, lo que hacemos es llegar a más gente. Tendrán como mínimo el mismo nivel que tenían hasta ahora, y de ahí hacia delante. Estamos hablando de un decreto de plurilinguismo y si alguien tiene algo en contra del valenciano, que lo diga; si alguien tiene algo en contra del inglés, que lo diga, porque lo que nosotros queremos es que se aprendan las tres lenguas, y deben aprenderse en paralelo", ha retado.
En este sentido, ha remarcado que las lenguas que ahora no se están aprendiendo de forma adecuada son el valenciano y el inglés y, por tanto, "hay que hacer más horas en valenciano e ingles para que se aprendan las tres lenguas". Aquí ha hecho notar que el valenciano se encuentra en una situación "minorizada" pese a ser una lengua propia de nuestro territorio y oficial, por lo que hay que hacer "una serie de políticas para promocionarla".
"No encontraréis a nadie que acabe la escolaridad y no sepa castellano, sin embargo encontraréis a miles que no saben inglés o valenciano, cuando es una lengua propia y cooficial y en teoría todo el mundo la quiere", ha sentenciado.
"AMBICIOSO Y REALISTA"
Interrogado por qué les diría a los votantes de Compromís --formación de la procede el conseller-- que esperaban un decreto más ambicioso, Marzà ha afirmado que lo es: "Es ambicioso porque lo que recoge nuestro programa está, pero también es un decreto realista, uno ha de saber que ha de acompañar en los aprendizajes y que a nadie le harás hablar una lengua confrontándose a ella".
"El objetivo del decreto --ha proseguido-- es muy claro: superar un estadio en el que estábamos hasta ahora, en el que había una barrera en que segregaba a los niños en el aprendizaje en castellano o en valenciano; nosotros pensamos que la enseñanza y el aprendizaje de lenguas ha de ser cohesionado y que se haga partiendo de la realidad y dirigiéndonos hacia los objetivos más óptimos".
Además, respecto a las quejas de los profesores de francés sobre el papel de este idioma en el futuro sistema plurilingüe, Marzà ha recordado que el decreto contempla continuar con el conocimiento de una segunda lengua extranjera, al tiempo que ha subrayado que él mismo es maestro de francés por lo que le "encanta" esta lengua y el resto.
Por último, sobre las "cesiones" que la administración está dispuesta a hacer en el proceso de negociación del decreto, Marzà ha comentado que los "límites son los pedagógicos, los que nos dicen los académicos y haremos lo mejor para los niños independientemente de si genera polémica de un lado o del otro".