Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Puede una servilleta luchar contra la violencia de género?

"Este cuerpo es mío, no se agrede, no se vende, no se mata. Se respeta" o "No es no. Sí es sí. Insistir es acosar. Acosar es agredir" son los lemas impresos en las servilletas de los bares en Bustarviejo (Madrid).

La idea se le ocurrió a una vecina que las vio en un bar extremeño y le propuso al Ayuntamiento implantarlas en su pueblo. Diez locales se han sumado a la iniciativa para llevar estos mensajes a la calle, y la idea funciona. Casi todos los vecinos la conocen y la apoyan, las servilletas de toda la vida, que agradecían la visita al bar, ahora tratan de evitar agresiones machistas. Este año 20 mujeres han sido asesinadas. Si un trozo de papel ayuda a salvar a alguna... ¡Qué bien!