Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Protección Civil y Emergencias alerta por fuertes lluvias y tormentas al norte de la Península

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias ha alertado al norte peninsular por fuertes lluvias y tormentas en el norte peninsular a lo largo de este viernes en la Cordillera Cantábrica, especialmente a Galicia, Asturias, Cantabria y León, con fenómenos tormentosos que podrían ir acompañados de granizo.
Así, Protección Civil, por el difícil pronóstico de los fenómenos tormentosos, aconseja a la población que se mantenga informada en todo momento de la posible evolución de los cambios meteorológicos y tener en cuenta que si empieza a llover de manera torrencial hay riesgo de inundación, por lo que recomienda no atravesar con vehículo ni a pie los tramos inundados y localizar los puntos más altos de la zona así como no tratar de salvar un vehículo en medio de una inundación.
Ante las lluvias intensas, Protección Civil recomienda disminuir la velocidad, extremar las precauciones y no detenerse en las zonas por donde pueda discurrir gran cantidad de agua y a quienes tengan que viajar, que lo hagan, preferentemente, por carreteras principales y autopistas.
En el caso de tormentas súbitas y lluvias intensas, insiste en que se debe tener en cuenta el lugar donde se aparcan los vehículos aparcados sobre zonas inundables y, además, arrastrarlos, lo que puede provocar daños a bienes ajenos e incluso obstaculizar el flujo natural de la corriente.
Asimismo, Protección Civil recuerda que el peligro de las tormentas para las personas se produce, fundamentalmente en campo abierto aunque en los núcleos urbanos también hay peligro de caída de rayos, por lo que conviene situarse cerca de los edificios para protegerse.
En las viviendas aconseja evitar las corrientes de aire y a los conductores les recomienda que un buen refugio es un vehículo cerrado. En caso de que alguien se vea sorprendido en el campo por una tormenta insiste en que se debe evitar correr y permanecer en lugares elevados, como los altos de las colinas, crestas o divisorias y no refugiarse bajo los árboles y alejarse de alambradas y objetos metálicos.