Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión para los dos tripulates del velero interceptado con cerca de 12 toneladas de hachís

El Juzgado de Instrucción número 2 de El Ejido (Almería) ha decretado prisión provisional para los dos tripulantes de nacionalidad holandesa del velero que fue interceptado a 67 millas náuticas al sureste de Cabo de Gata, en Almería, y que transportaba casi 12 toneladas de hachís.
Fuentes del TSJA han indicado a Europa Press que el titular del juzgado que ha operado en funciones de guardia se ha inhibido a favor del Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional en relación a este caso, en el que los detenidos están acusados de un delito contra la salud pública.
La actuación se inició en la madrugada del martes cuando el helicóptero 'Argos-II', en misión de vigilancia en el mar de Alborán, avistó varias embarcaciones semirrígidas de las que habitualmente se utilizan para el transporte de estupefacientes por las organizaciones criminales.
Ante la sospecha fundada de que podían portar droga se realizó un seguimiento, comprobándose que la carga que transportaban era a su vez alijada en un velero, de nombre 'Mónica', que simulaba enarbolar pabellón griego.
Efectuada una visita de reconocimiento del velero, se verificó que el pabellón enarbolado era falso, por lo que se procedió por Vigilancia Aduanera a organizar un dispositivo naval de seguimiento y detención del velero sospechoso con la participación del patrullero 'Alca', que alcanzó la embarcación a unas 67 millas al sureste del Cabo de Gata.
Tras su intervención, fue trasladado al puerto de Almerimar, ante los problemas para llegar directamente al puerto de Almería, a causa del fuerte viento que dificultaba extremadamente la travesía. Al subir a bordo, los agentes se percataron de que todos los compartimentos del velero estaban ocupados con fardos de hachís y que la cantidad tan elevada de carga, unida a las adversas condiciones de la mar, comprometía seriamente la flotabilidad del velero con evidente riesgo de hundirse.