Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Portugal busca apoyo en el Congreso para paralizar el almacén nuclear de Almaraz y pide tratarlo como "cuestión ibérica"

El presidente de la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento portugués, Pedro Soares, se ha reunido este jueves 19 de enero con el presidente de la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital del Congreso, Ricardo Sixto, con el objetivo de buscar apoyos en la Cámara Baja española para la paralización del almacén nuclear individualizado (ATI) de la central de Almaraz (Cáceres). Para Soares, este tema debería tratarse como "una cuestión ibérica".
El diputado portugués, invitado por Sixto a dialogar en el Congreso, es el segundo representante de la política lusa que visita el país en el último mes, ya que la semana pasada el ministro de Medio Ambiente del país vecino se reunía con su homóloga española, Isabel García Tejerina. En esta reunión no se llegó a ningún acuerdo, lo que ha llevado a Portugal a presentar una queja formal ante Bruselas por este caso.
Soares, del Bloque de Izquierdas portugués, ha explicado, en una rueda de prensa posterior al encuentro, que esta medida no llega "para provocar una crisis diplomática" sino que es consecuencia de la "enorme preocupación" de los portugueses por un posible accidente nuclear.
UNANIMIDAD EN PORTUGAL
Para el diputado, esta inquietud se ve reflejada en las dos votaciones que obtuvieron la unanimidad del Parlamento luso en contra, la primera en relación al alargamiento de la vida de la central de Almaraz y la segunda sobre la construcción del ATI. "No es habitual llegar a la unanimidad en Portugal", ha reconocido Soares.
Además, ha destacado que en una encuesta realizada por la televisión pública portuguesa, un 94 por ciento de los portugueses se declaró preocupado por ambas cuestiones. Hay que destacar que esta cadena realizó un programa especial monográfico sobre el caso de Almaraz.
UN GRAN IMPACTO AMBIENTAL, SOCIAL Y ECONÓMICO
Soares ha indicado que un posible accidente nuclear "podría tener un gran impacto ambiental" pero también será un grave problema para "las poblaciones y la economía" de su país. Por ello, aunque ha indicado que respeta las políticas de España dentro de su territorio, cree que los dos países debería tratar este tipo de temas de manera conjunta.
En este sentido, ha explicado que próximamente se celebrará una cumbre entre España y Portugal en la que se espera tratar las políticas relacionadas con los ríos que tienen en común: Tajo, Duero y Guadiana. Para el diputado, este encuentro podría ser una buena ocasión para introducir el tema de Almaraz en la agenda de ambos países.
Según ha reconocido, la visita al Congreso es un intento de buscar ayuda en el resto de partidos que están representados en la Cámara Baja, después de la infructuosa reunión entre los ministros. A su juicio, la vía de diálogo parlamentario es para él una "vía de debate más" para poder ir abriendo canales de diálogo entre España y Portugal.
DIÁLOGO ACTIVO ENTRE PARLAMENTOS
Sixto, de Unidos Podemos, ha confirmado que este diálogo seguirá activo entre los dos presidentes de comisión y ha señalado que Soares le ha invitado a una nueva reunión en Lisboa para seguir tratando este tema.
Para el diputado valenciano de IU la construcción del ATI es "el primer paso" que demuestra que la intención del Gobierno es alargar la vida útil de la central de Almaraz, una decisión que no comparte, al igual que el partido al que pertenece.
En su reunión, Sixto ha explicado al presidente de la Comisión de Medio Ambiente portugués que existen diferencias de opiniones respecto a la situación de las centrales españolas, según las formaciones políticas, y ha indicado que su intención como presidente de la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital, es que el Congreso acuerde próximamente un calendario de vida útil de estos centros que, además, podría ayudar a terminar con debates como el del ATI.