Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía investiga la agresión de un profesor marroquí a un alumno en Melilla

La Jefatura Superior de Policía de Melilla ha abierto una investigación de oficio tras la aparición de un vídeo en las redes sociales en la que se ve supuestamente a un profesor de la Residencia de Estudiantes Marroquíes de Melilla golpeando a un alumno repetidamente con un palo durante al menos 20 segundos.

Según han informado fuentes policiales, la Jefatura tuvo conocimiento de la existencia de esta grabación tras la comunicación por un agente que había visto en las redes sociales el vídeo en este mes de marzo y lo puso en conocimiento de sus superiores, que dieron cuenta del caso a la Fiscalía de Menores.
Así es como la Policía Nacional comenzó la investigación y la apertura de un atestado, que ha dado con la identificación del profesor, que habría golpeado repetidamente al menor, de entre unos diez años de edad, en la espalda y cabeza durante al menos 20 segundos, así como tirones de oreja, en medio de una clase, golpes dados sentados en su silla así como cuando era perseguido en el aula.
Dichas fuentes han apuntado que el vídeo habría sido grabado por otro estudiante con un teléfono móvil y de este modo habría llegado a las redes sociales, momento en el cual tuvo conocimiento del hecho las fuerzas de seguridad españolas, que abrieron de oficio la investigación.
La Residencia de Estudiantes Marroquíes en Melilla, que no se ha pronunciado sobre toda esta cuestión, depende directamente de Marruecos y por tanto no tiene relación alguna con el Ministerio de Educación de España ni sus inspectores puedes acceder al mismo, al no existir ningún marco de cooperación en este sentido.
Los títulos que concede el colegio, que abarca desde Primaria hasta Bachillerato, no están por tanto reconocidos en España y requieren de una convalidación para seguir estudios en nuestra país, como en institutos y en la universidad.
Las instalaciones están situadas junto al centro de la ciudad y existen desde principios de los años 60. Sus estudiantes son todos ellos marroquíes, en su práctica totalidad indocumentados que no han podido obtener plazas en los centros reglados españoles o, en menor medida, que llegan desde localidades marroquíes próximas, como Mariguari, Farhana o Beni-Enzar, todas ellas pertenecientes a la provincia de Nador.