Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Polémica por la presidencia de honor del rey don Juan Carlos de WWF

El secretario general en España de WWF: "Es una cuestión de imagen no de conservación"

Los cazadores tildan de "oportunista" a WWF por no defender al rey que practicaba una actividad legal

El viaje del rey don Juan Carlos a Botsuana no deja de levantar ampollas. El secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo, considera que la continuidad del Rey en la Presidencia honorífica de la ONG "es un problema de imagen nacional e internacional más que de conservación de los elefantes en Botsuana".Por otro lado, la Real Federación Española de Caza (RFEC) ha calificado de "oportunista" a la ONG por no defender a uno de sus socios fundadores mientras practicaba una actividad legal.
Juan Carlos del Olmo ha justificado la decisión adoptada por la Junta Rectora de la organización de que sean los socios quienes decidan sobre si Don Juan Carlos debe seguir o no ostentando la Presidencia de honor.
Del Olmo ha reiterado que se trata de un problema de "sensibilidad social", de colisión de la caza de elefantes con el espíritu de la organización, que no está "ni a favor ni en contra de la caza de elefantes en Botsuana".
"Es algo que hemos tratado de explicar desde el primer día", ha acotado, al tiempo que ha puesto a Botsuana como un país "ejemplar" desde el punto de vista de la gestión, ya que se trata de un Estado democrático que tiene la caza "muy bien organizada" y donde el caso del elefante puede calificarse "de éxito", ya que la población de la especie ha crecido desde los 20.000 ejemplares hasta superar los 100.000.
Los elefantes en Asia y África
Respecto a la especie, ha indicado que los el elefante están muy amenazado en Asia por el furtivismo, pero que en África hay dos situaciones, la de la población de centro y norte de África, donde está desapareciendo a una velocidad de vértigo por la caza furtiva, por el marfil o la carne para el consumo humano y la destrucción de su hábitat. Mientras, en el sur el censo supera los 300.000 ejemplares, lo que permite una gestión de su población en Parques naturales.
Finalmente, ha dicho que WWF está en contra de la caza indiscriminada, furtiva y en la que no se puede realmente controlar el impacto, la que no es selectiva ni está basada en criterios científicos ni de gestión, como la caza de aves migratorias.
"Hay muchos tipos de caza. Nosotros no defendemos proactivamente la caza, pero no somos una organización anticaza, en determinadas circunstancias", ha concluido.
La postura de los cazadores
El presidente de la RFEC, Andrés Gutiérrez de Lara, ha defendido que tener a Don Juan Carlos como presidente de honor es "un orgullo" para cualquier organización o institución y ha agradecido que el Rey les concediera el título de Real Federación. Por eso, ha calificado de "oportunistas" a quienes han criticado el viaje cinegético de Su Majestad y recomienda al monarca que deje WWF porque se han aprovechado "como carroñeros".
Además, ha lamentado que WWF no haya defendido a su presidente de honor y uno de sus fundadores cuando ejercía un deporte legal. A su juicio, la ONG debía haber defendido al Rey, igual que a un vocal o a un socio, porque estaba practicando una actividad legal que forma parte de su filosofía de vida. "Ese oportunismo no es de recibo, ni coherente ni ético", ha apostillado.
Sobre las disculpas pedidas por el Rey, Gutiérrez de Lara ha definido a Don Juan Carlos como un "caballero como persona y estadista, así como el mejor Rey que puede tener un país como España".
La caza, "imprescindible"
Andrés Gutiérrez de Lara ha defendido la caza como "ecológicamente imprescindible y económicamente necesaria" para la gestión de especies y para el fomento del empleo en el medio rural.
A su juicio, se están violando las libertades y los derechos de las personas a practicar actividades legales y ha defendido la caza como una herramienta de conservación que además genera miles de millones de euros y numerosos puestos de trabajo en el medio rural que se está empobreciendo a pasos agigantados.