Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos, IU y Sí se Puede aseguran que Tenerife vierte al mar 57 millones de litros de agua al día sin depurar

Tenerife vierte cada día al mar 57 millones de litros de agua que incumplen la legislación sobre tratamientos de aguas residuales y sólo 2,3 millones que sí la cumplen, de forma que el 96% de las aguas residuales urbanas o industriales se están tirando al mar en la isla sin que sean tratadas como establece la normativa vigente.
Así lo han manifestado en rueda de prensa el portavoz de Podemos en el Cabildo de Tenerife Fernando Sabaté, el diputado de Podemos en el Parlamento de Canarias Francis Déniz, el concejal de IU en el Ayuntamiento de Arafo, Francis Hernández, la concejal de Sí se Puede en Güímar Lourdes Galindo y el concejal de Sí se Puede en Candelaria Agustín Espinosa.
Estas organizaciones han abierto la puerta a que se investiguen los vertidos de aguas residuales sin depurar en las islas y han anunciado que impulsarán comisiones de investigación en Arafo, Candelaria y Güímar y que confían en que se extiendan "por efecto dominó" a otros municipios, a cabildos y al Parlamento, según dijo Francis Hernández.
El problema del estado de la mar como resultado de los vertidos de aguas residuales sin depurar, según ha afirmado Fernando Sabate, se ha hecho "evidente" ante la sociedad y es un "problema" que viene de atrás como resultado de una "ausencia completa" de gestión de las aguas residuales urbanas y, en algunos casos, industriales.
Sabaté ha añadido que la directiva europea sobre tratamientos de aguas residuales se traspuso al ordenamiento español en 1996 y "se está incumpliendo" desde 2001, por lo que, "como mínimo", lleva dieciséis años vertiendo aguas sin depurar al mar de manera ilegal, al continuar lo que "se estaba haciendo desde antes".
El consejero insular de Podemos ha destacado que hay gente que lleva denunciando esto "mucho tiempo" y ha subrayado la labor de IUC en Arafo y Sí se Puede en Candelaria y Güímar. La labor desarrollada por estos grupos "ha sido clave", ha señalado Francis Hernández, que también ha expresado su preocupación por los puestos de trabajo del Polígono Industrial de Güímar, por la salud de las personas usuarias de la zona y por la restauración del medio.
Hernández cree que han sido "valientes" al llevar la denuncia de los vertidos en el Polígono ante la Fiscalía de Medio Ambiente, y se ha mostrado convencido de que esta "valentía" se va a extender por otros municipios, como Arona o los de la Isla Baja.
Además, ha avanzado que tras la denuncia van a plantear en los tres ayuntamientos implicados en el Polígono -Arafo, Candelaria y Güímar- la creación de comisiones para investigar cómo se ha procedido con los vertidos de aguas sin tratar en los municipios y depurar responsabilidades, y ha reiterado que quieren extenderla a los cabildos y al Parlamento.
COMISIONES DE SEGUIMIENTO.
Por su parte, la concejal de Sí se Puede en el Ayuntamiento de Güímar, Lourdes Galindo, ha apuntado que cada grupo municipal ha presentado en las corporaciones del Valle una moción para la constitución de una comisión de seguimiento de los pasos que se están dando para cumplir con los plazos dados por el juez para evitar el cierre del Polígono Industrial por sus incumplimientos en materia de vertidos.
Galindo ha destacado que el papel de estas comisiones es muy importante para garantizar el control democrático del proceso, al señalar que hasta ahora en Güímar han pedido las muestras que se han tomado y no se las han dado. Sí se Puede defenderá esa moción en el Pleno del Ayuntamiento de este jueves.
El diputado Francisco Déniz ha añadido que esta ausencia de políticas de gestión de aguas residuales se convierte en un problema medioambiental y de salud pública y, también, en un problema social, más aún en las fechas de verano. "Estos datos ponen de manifiesto que hay una despreocupación por el medio ambiente, pero también por la calidad de vida de las personas, residentes y turistas", ha afirmado.
"Con los indicadores sociales que tenemos, ¿qué pasaría si no tuviéramos el mar, si nos cierran la costa?", se ha preguntado Déniz, que también ha recordado que el mar es "una posibilidad de ocio y disfrute para la gente de las islas".
El parlamentario ha apuntado como un "objetivo a alcanzar" que la gente disfrute en condiciones "óptimas" de los recursos en el litoral.
TODA LA ISLA, CONTAMINADA.
El concejal de Sí se Puede en el Ayuntamiento de Candelaria, Agustín Espinosa, ha hecho hincapié en que, en pleno verano, los vecinos de los tres municipios del Valle "se están preguntando con preocupación si pueden bañarse en el mar y toda la isla de Tenerife está contaminada con aguas residuales sin depurar".
Espinosa se ha apoyado en su experiencia como biólogo marino para diferenciar el problema de las aguas contaminadas por aguas residuales urbanas y la aparición de microalgas, que, en su opinión, "están aflorando con motivo del cambio climático". "Esto no es obstáculo para que, dado el grado de contaminación de las aguas del litoral tinerfeño, algunos puntos de afloración de microalgas coincidan con zonas afectadas por los vertidos", ha comentado.
El concejal de Sí se Puede ha precisado que los vertidos de aguas residuales sin depurar al mar se detecta por la presencia de la bacteria E.coli en las aguas.
Finalmente, Francisco Déniz ha señalado que no se puede decir, como están haciendo algunos empresarios y políticos, que se puede llegar hasta 20 millones de turistas cuando la isla "no tiene capacidad para depurar aguas con los turistas que tenemos ahora". "Es una irresponsabilidad", ha concluido.