Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un bebé prematuro sobrevive dentro de una bolsa para bocadillos

Pixie, bebé prematurocuatro.com

La niña nació hace cinco meses tras permanecer en el útero de su madre menos de 24 semanas. Los médicos detectaron que la criatura no podía alimentarse adecuadamente a través de su cordón umbilical, porque este funcionaba mal. La madre fue operada de cesárea y la pequeña Pixie fue introducida tras nacer en una bolsa, del tamaño de las usadas para bocadillos.

Pixie llegó al mundo de forma prematura, pero los médicos decidieron intentarlo, porque si permanecía dentro de su madre, iba a morir con toda seguridad al no poder alimentarse, según ha publicado la web de ABCNews.
"El parto fue muy estresante, no sabía si iba a sobrevivir", dijo su madre, que fue intervenida por cesárea el pasado mes de mayo.  La mujer tenía la presión arterial muy alta y los médicos del Hospital Derriford en Reino Unido tuvieron que esperar para sacar la criatura.

"Me dejaron poner un poco de música en el quirófano y consiguieron bajar mi presión arterial".

Así trajeron a Pixie, que llegó al mundo con 453 gramos de peso. "Era tan pequeña que los médicos utilizaron una pequeña bolsa de plástico para ayudar a calentarla."
Al parecer es un procedimiento estándar para bebés prematuros que no superen el kilo y medio de peso.
Para Pixie funcionó esta solución que crea una especie de "efecto de invernadero" y ahora la pequeña cinco meses después ha conseguido peso.
Su madre ha contado que ya "ha empezado a hacer los que los pequeños bebés, patear y disfrutar mirando a su alrededor."