Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pippa Middleton y James Matthews ya son marido y mujer

Pippa Middleton y James Matthews ya son marido y mujer. La pareja se ha dado el 'sí quiero' en una romántica ceremonia celebrada en la iglesia San Marcos de Englefield, en el condado de Berkshire.
La hermana de Kate Middleton ha pasado de ser la dama de honor más famosa del mundo, a ser la protagonista de su propia boda de ensueño. Acompañados por más de 120 invitados, Pippa y su prometido se han jurado amor eterno ante la atenta mirada de una buena parte de la Casa Real Británica.
Los príncipes Harry y Guillermo eran de los primeros en llegar a la iglesia. Allí les esperaba un novio que posaba con una sonrisa nerviosa para el centenar de paparazzi que le esperaban.
La orgullosa madre de la novia, Carole Middleton, llegaba del brazo de su hijo James con un elegante traje en rosa pastel a juego con su pamela.
Entre los invitados destaca la presencia del tenista Roger Federer y su mujer Mirka Vavrinec, grandes amigos de la novia.
Pero uno de los momentos más esperados, sin contar con la llegada de la novia, ha sido el de la aparición de Kate Middleton acompañada por todas las damas de honor y los pajes. Entre este nutrido grupo de niños nos encontramos con los pequeños George y Charlotte.
Vestidos como el resto de niños, los hijos de los Duques de Cambridge han seguido todas las indicaciones de su madre que lucía para la ocasión un sofisticado vestido de gasa rosa acompañado por una pamela.
Y tras la entrada de los niños, le tocaba el turno a la radiante novia. Pippa Middleton ha desvelado su secreto mejor guardado, su impresionante vestido de novia de inspiración romántica firmado por el modisto Giles Deacon.
De cuello alto y con un pequeño escote en la espalda, la hermana de la Duquesa de Cambridge ha bajado del coche para encaminarse del brazo de su padre a la entrada de la Iglesia de San Marcos donde su futuro marido le esperaba.