Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Petra se deja sentir en todo el norte y el Cantábrico

Las ráfagas de viento han alcanzado los 140 kilómetros por hora en Bilbao que han originado la caida de árboles y la rotura de ramas sin causar daños de consideración. Muchos problemas también el el aeropuerto. Los pilotos se han tenido que emplear a fondo para poder tomar tierra debido al fuerte viento. Cuatro vuelos han tenido que ser desviados y otros cuatro cancelados

En Bermeo la flota ha permanecido amarrada, al igual que en la mayoría de puertos por el oleaje que ha originado la borrasca explosiva.