Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Permanecen ingresados 11 pacientes por el brote de acinetobacter en Murcia

El Servicio Murciano de Salud (SMS), dependiente de la Consejería de Sanidad, confía en que en que los análisis moleculares de la bacteria detectada en la UCI de la Arrixaca, y por la que continúan ingresados 11 pacientes, clarifiquen la tipología y evolución del brote, según le transmitieron hoy al gerente del SMS, Francisco Agulló, los profesionales que forman parte del equipo multidisciplinar que desarrolla el protocolo de vigilancia y prevención de infecciones nosocomiales.
Agulló coordinó hoy una reunión de trabajo para analizar la situación en la UCI del hospital clínico universitario Virgen de la Arrixaca, en la que participaron el gerente del Área I, Juan Antonio Marqués, el jefe del Servicio de Medicina Intensiva, Rubén Jara, y el jefe y supervisor general de la guardia, José María Martínez y Mariano Gómez, respectivamente. Al encuentro también se sumó Genoveva Yagüe, facultativo especialista del Área de Microbiología.
Durante la reunión "se estudió la evolución del número de casos, que empezó a ser llamativo a partir de junio y julio "cuando se registra una acúmulo significativo", apuntó el gerente del SMS. Analizadas todas las estadísticas, en junio se registraron cuatro nuevos casos, en julio, cinco; en agosto, siete; y en septiembre, seis; lo que elevarían a 22 el número de pacientes "colonizados" por el Acinetobacter desde esa fecha. De todos estos, 11 permanecen ingresados en el hospital, de los cuales nueve están en UCI y dos ingresados en planta de hospitalización.
Los responsables sanitarios insistieron en que se trata de pacientes "colonizados" por la bacteria, pero que de momento no han desarrollado ninguna clínica específica de infección por este germen.
Asimismo, confirmaron que en los meses anteriores la estadística de número de casos positivos a Acinetobacter se mantuvo en los parámetros habituales para cualquier centro hospitalario y remarcaron que "la acumulación de casos y la sospecha de cambio de cepa que se produjo en junio/julio indujo a extremar las medidas de vigilancia y control".
En la reunión se determinó que dentro del protocolo es fundamental intensificar la toma de muestras preventivas, que en la UCI ha pasado de una semanal (lunes) a dos por semana (miércoles y domingo). A este respecto, Agulló insistió en que "el tipaje molecular de la cepa de la bacteria responsable de la colonización es la clave para determinar el alcance del brote y su evolución".
OTRAS MEDIDAS
La toma de muestras ambientales (de superficies materiales y de las manos del personal sanitario); extremar las medidas de higiene en el personal sanitario; las de prevención de contacto en los familiares de los pacientes y la revisión e intensificación de las medidas de limpieza general, son otras medidas que se han iniciado para intentar limitar la aparición de nuevos casos y eliminar la presencia de la bacteria en los casos detectados.
Agulló lanzó un mensaje de tranquilidad a los familiares de los pacientes y a los usuarios del hospital de La Arrixaca, al tiempo que manifestó que "debemos ser cautelosos ante la evolución de este brote". No obstante, remarcó que "se está actuando conforme a los protocolos establecidos por las sociedades científicas y que estamos en manos de excelentes profesionales".
Por su parte, los profesionales del equipo multidisciplinar también se sumaron a ese mensaje de tranquilidad y recordaron que ayer mismo el equipo de UCI mantuvo un encuentro con cada una de las familias de los pacientes afectados "para facilitar información individualizada y detallada, y explicarles que esto puede ocurrir en cualquier centro hospitalario".