Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pérdidas millonarias por las inundaciones

Desde arriba apenas se distingue lo que es río de lo que es inundación. Desde arriba sus vecinos miran abajo preocupados por sus tierras, las de sus hijos porque la crecida del Duero deja en Zamora un panorama desolador. Carreteras, fincas y campos de cultivo completamente cubiertos por agua. El labrador va a perder mucho este año y no es la primera vez. En Tordesillas tratan de eliminar las huellas del Duero mientras que en Valladolid miran al Pisuerga más tranquilos, su nivel, ya no supone un peligro.