Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los niños llevan el acoso escolar al Congreso: "Los insultos no son bromas y menos si se dirigen al más débil"

Pedir ayuda a los adultos, unirse a otros compañeros ante un acosador y no "reírle las gracias", son algunas de los propuestas contra el 'bullying' presentadas por 165 niños de 11 y 12 años en un Pleno infantil organizado en el Congreso por Aldeas Infantiles SOS. Caleb Lozano, estudiante de primaria del CEIP Pan y Guindas, ha señalado que "los insultos no son bromas y menos cuando se dirigen al más débil".

Los alumnos de primaria, representantes de los colegios Miguel Hernández de La Roda (Albacete), Sagrado Corazón de de La Solana (Ciudad Real), CEIP Valdemembra de Quintanar del Rey (Cuenca), Patrocinio de María (Madrid), Institución La Salle (Madrid), CEIP Pan y Guindas (Palencia), CEIP Miguel de Cervantes de Navalmanzano (Segovia) y CEIP Fernando de Alarcó de El Viso de San Juan (Toledo), se han convertido en 'diputados por un día' para luchar contra esta lacra.
Gran parte de los intervinientes han coincidido en la importancia de "no reír las gracias" al acosador y no participar en sus acciones de acoso. "El que ve la pelea sin hacer nada tienen la misma culpa", ha señalado Rubén Lara, portavoz del CEIP de Valdemembra de Quintanar, quien ha llamado buscar "a más compañeros que estén dispuestos a ayudar a la víctima".
"El acoso puede surgir de forma espontánea cuando, por ejemplo, un niño se ríe o hace una broma a otros compañero y el resto lo ven y le ríen la gracia y le felicitan por su ocurrencia", señala Alba Gallego, del CEIP Fernando de Alarcón. En este sentido, ha apuntado que el acosador "se siente recompensado" y "volverá a repetir su conducta".
Por su parte, la alumna de colegio Miguel Hernández, Zaida Montajan, ha destacado la necesidad de que la víctima cuente el acoso para ponerle una solución, una conversación que, según ha destacado la portavoz de la Institución La Salle, María Rodríguez, debe tenerse con los adultos.
ACEPTAR LOS DEFECTOS DE LOS DEMÁS
Pero Rodríguez también ha reprochado a los mayores el ejemplo que, a veces, dan a los niños. "Vemos que se insultan, se pegan, mienten y no se respetan", ha apuntado durante su intervención, para pedirles que les "escuchen".
Por su parte, Irene Sevilla, del CEIP Sagrado Corazón de La Solana, se ha preguntado si "es malo ser diferente" y ha señalado que todos los niños "son iguales y también diferentes" y, por tanto "todos se merecen respeto sin importar su religión, su color de piel, su forma de ser, de vestoir, su gustos o su aspecto físico".
Al respecto, Esther Herrero, del CEIP Miguel de Cervantes, ha apelado a "aceptar los defectos de los demás" y ha apuntado que el respeto no debe ser lo mismo que el miedo. También el portavoz del colegio Patrocinio de Maria, Gabriel Mahler, ha hablado de respeto y de "valores" para "una convivencia justa", mientras que Caleb Lozano, del CEIP Pan y Guindas, ha destacado que "los insultos no son bromas y menos cuando se dirigen al más débil".
Este centro, propone como solución al 'bullying' un buzón 'Ser Valiente' para recoger cualquier situación de acoso y formar en los colegios una 'Patrulla NAE: No Al Acoso', formada por un representante de los alumnos de cada clase, coordinado por un profesor.
PREVENCIÓN Y RESPONSABILIDAD COMPARTIDA
El acto ha estado presidido por la presidenta de la Comisión de Derechos de la Infancia y la Adolescencia, Mar García Puig, quien ha señalado que la participación de los niños en el Parlamento es "un derecho" y se ha mostrado abierta a escuchar las propuestas de los alumnos para que, después, los diputados puedan implementarlas y solucionar esta lacra.
Finalmente, el presidente de Aldeas Infantiles SOS, Pedro Puig, ha destacado la necesidad de abordar el acoso a través de la "prevención y responsabilidad compartida". "Desde nuestra experiencia en la protección de niños en situación de vulnerabilidad, hemos constatado que la solución no pasa únicamente por actuar cuando se produce el el fenómeno, sino que hay que trabajar en la prevención apostando por una educación en valores fundamentada en la defensa de los derechos de la infancia", ha apuntado.
"La respuesta del grupo de iguales es la clave para acabar con el acoso", ha señalado, para declarar que, en materia de valores "primero hay que practicarlos con uno mismo, luego con los más cercanos y, por ultimo, con el resto del mundo, especialmente a los vulnerables". "Los valores también se aprenden por el ejemplo", ha concluido.