Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pediatras alertan de que la vuelta al colegio para niños con enfermedades crónicas puede suponer un reto emocional

Expertos en pediatría han alertado de que las enfermedades crónicas suponen un reto emocional y psicológico para los alumnos a la vuelta al colegio, ya que no quieren sentirse diferentes a sus compañeros. Dichas dificultades pueden derivar en una incapacidad para controlar los síntomas o medicación, mientras que en los adolescentes, pueden llegar a prescindir del tratamiento por su cuenta para seguir haciendo una vida lo más parecida a su grupo de amigos.
Por ello, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) ha proporcionado a los padres y colegios material educativo sobre el cuidado de niños con diabetes o asma para obtener las habilidades necesarias.
Si un alumno padece una enfermedad crónica como alergia crónica, asma, diabetes, celiaquía, intolerancia a determinados alimentos o algún problema en su desarrollo es importante que lo sepan en su centro escolar. Además, los educadores son claves en la detección temprana de algunos problemas de salud que pueden interferir en el proceso de aprendizaje del niño, como los problemas de visión o trastornos del lenguaje.
"La comunicación entre padres y profesores es un pilar clave en la buena salud física y emocional de nuestros hijos", ha señalado la pediatra y presidenta de la AEPap, Concepción Sánchez Pina. Así, los expertos recomiendan preparar a los niños unos días antes para que vayan adquiriendo los hábitos perdidos durante el verano.
PROBLEMAS CRÓNICOS FRECUENTES
En el caso de los niños con asma, el inicio del curso puede ser una época especialmente difícil, porque el pequeño tiene contacto con un mayor número de desencadenantes en el aula, que ha permanecido cerrada durante los meses de verano.
Por eso, antes de empezar el colegio quizás es conveniente consultar con su pediatra si debe tomar algún tratamiento preventivo de base y dar algunas pautas de actuación y tratamiento a su profesor.
Para los niños con diabetes, es conveniente que todo el personal docente del centro sepa qué hacer en caso de emergencia y dónde está la medicación. En ocasiones, estos pequeños pueden necesitar ingerir algo de alimento fuera de las horas de comida para evitar las hipoglucemias y también es posible que necesite inyectarse insulina.
VUELTA AL COLEGIO MÁS LLEVADERA
Según los expertos es fundamental preparar a los niños unos días antes para que la vuelta les sea más fácil y vayan poco a poco adquiriendo los hábitos perdidos durante el verano. Hay que empezar por el horario, acostumbrando al niño o niña a acostarse temprano para madrugar con mayor facilidad.
Respecto a la dieta, un buen desayuno es fundamental ya que aporta vitalidad para afrontar el día y facilita el rendimiento mental y físico. Por otro lado, conviene prepararles anímicamente destacando los aspectos positivos, ya que es bueno que los padres hablen con los niños y transmitiéndoles tranquilidad e ilusión por el nuevo curso.
"Se les puede contar todo lo que van a aprender, los nuevos amigos que van a conocer o explicarles el reencuentro con sus compañeros y profesores. Algo que suele funcionar es dejar que los niños ayuden a preparar el material escolar", ha indicado la doctora.
Aunque sea un momento duro también para los padres, es aconsejable llevar a los hijos al colegio el primer día, especialmente a los más pequeños, porque es un momento importante para ellos y sentirán seguridad y confianza.
Por último, es importante elegir el tipo de mochila adecuada con el fin de evitar lesiones y sobrecargas musculares. Según los expertos, la mochila debe ser del tamaño adecuado para la edad de cada niño, es mejor acolchada y tiene que llevarse siempre sobre ambos hombros.