Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paralizado el desahucio de una familia con una niña de tres años en Carabanchel

Un matrimonio desempleado con una niña de tres años ha logrado un acuerdo con la empresa Fidere para evitar su desahucio en el barrio madrileño de Carabanchel. El Ayuntamiento había vendido la casa la sociedad de inversión pero finalmente las partes han negociado un alquiler de 532 euros mensuales y han pactado un calendario para saldar la deuda acumulada.

El acuerdo consiste en una renta mensual de 532 euros más el abono de 50 euros para saldar una deuda que alcanza los 1.500 euros, según ha explicado el abogado de Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) Manuel San Pastor.
Fernando reside en el número 8 de la calle Salvador Allende, en el distrito de Carabanchel. Está casado y tiene una hija de 3 años. Ambos cónyuges están desempleados y residen en una vivienda de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) que fue vendida a un fondo de inversión.
En consecuencia, el desahucio previsto para hoy se ha paralizado. En las inmediaciones de la vivienda se han congregado unas 30 personas para frenar el lanzamiento. Han acudido miembros de la PAH y de la Plataforma de Afectados por la Venta de Viviendas de la EMVS.
Fernando participó en el calendario de desnudos elaborado por los vecinos afectados --aparece en el mes de enero--. Según explicaba entonces Fernando, ha venido haciendo frente con puntualidad al pago de la renta, si bien y por su situación de desempleo, acumuló algunos retrasos ocasionales, que iba solventado mediante fraccionamientos, con la aquiescencia de la EMSV.
Pero a partir de la venta de su casa a Fidere se acabaron las flexibilidades y sin previo aviso le dieron el ultimátum. "Simplemente me citaron me dijeron que una empresa privada tenía mis datos y no me han dejado ninguna opción más que una fecha límite para que recoja mis cosas y me vaya", ha relatado.
Sólo en el PAU de Carabanchel hay 300 familias que viven la misma situación que Fernando, ha explicado Arancha Mejías, presidenta de la Asociación de afectados por la venta de vivienda pública de la EMVS, quien ha lamentado que el Consistorio de Ana Botella no esté amparando a estos vecinos, "a quienes les cobraban elevados alquileres mientras ahora han vendido sus pisos a fondos buitre a un precio irrisorio".