Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa: "A igual trabajo, igual salario"

Papa FranciscoREUTERS

El Papa ha denunciado el "escándalo" de la disparidad laboral entre hombres y mujeres que realizan el mismo trabajo al tiempo que ha defendido que entre las causas de que los jóvenes no se casen está "el miedo a equivocarse" y la proclamación de la "cultura de lo provisional".

"¿Por qué se da por descontado que las mujeres deben ganar menos que los hombres? A igual trabajo, igual salario", ha defendido el Pontífice durante la audiencia general de este miércoles.
Francisco, que ha definido el matrimonio como "la obra maestra de la sociedad", ha lamentado que cada vez haya más divorcios y que "la dificultad de permanecer juntos ya sea como pareja o como familia provoque que se rompan las relaciones cada vez más frecuencia y más rápidamente".
Asimismo, ha reflexionado sobre la tendencia de los jóvenes de no casarse y convivir. "¿Por qué los jóvenes no se casan y prefieren la convivencia?, ¿por qué no confían en familia y matrimonio? No es sólo por motivos económicos", ha explicado.
MACHISMO DESDE ADÁN
Además ha criticado los argumentos de los que dicen que los jóvenes no se casan por "la emancipación de la mujer". "¡Eso no es cierto!, ¡Eso es machismo! Este argumento es una injuria es una forma de machismo que quiere dominar la mujer. Quedamos fatal, como lo hizo Adán que le preguntaron: '¿Por qué has comido la fruta?- porque me la ha dado ella', siempre la culpa de la mujer, eh no... Debemos defender a las mujeres", ha exclamado Francisco.
Durante su discurso, ha lamentado que parece "difícil" hoy en día hablar del matrimonio como "una fiesta que se renueva en el tiempo, en las diversas estaciones de la vida de los cónyuges", al compararlo con el pasaje bíblico de las Bodas de Caná.
El Papa ha dicho que una de las razones por las que los jóvenes eligen convivir y no casarse es el imperativo de la "cultura del provisional, en lo que no hay nada de definitivo". Asimismo, ha dicho que los jóvenes prefieren la convivencia que - a su juicio implica "una responsabilidad limitada" porque tienen "poca confianza en el matrimonio y en la familia". "Por miedo a equivocarse alguno no quiere pensarlo y también si son cristianos", ha dicho el Papa.
En este sentido, ha explicado que "el miedo a equivocarse es el obstáculo más grande a la palabra de Dios". "Es un hecho que las personas que se casan son cada vez menos, los jóvenes no quieren casarse, en muchos países aumenta el número de separaciones, mientras que disminuye el número de hijos", ha constatado.
Ante esta realidad social, el Papa ha dicho que los hijos son las principales víctimas de las separaciones. "Son los hijos los que van a sufrir las consecuencias. Las primeras víctimas, las más importantes, las que sufren más son los hijos", ha dicho el Papa.
Por otro lado, ha subrayado que "el mejor modo de mostrar belleza del matrimonio es el testimonio de vida de los esposos y de familia". Finalmente, ha defendido que el Evangelio ha desafiado "las antiguos derechos de los maridos a repudiar las mujeres, con los motivos más humillantes", al tiempo que ha reivindicado que "la semilla cristiana de la igualdad entre hombres y mujeres tiene que traer más frutos hoy".