Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa invita a redescubrir en el pesebre el valor simbólico del mensaje de "fraternidad, acogida y solidaridad

El Papa ha invitado a redescubrir en el pesebre el valor simbólico del mensaje de "fraternidad, acogida y solidaridad" tras recibir a las delegaciones de Malta y de la región italiana del Trentino, que este año han llevado a la plaza de San Pedro el Belén y el árbol de Navidad.
El Belén que ha sido inaugurado este viernes 9 de diciembre es obra del artista maltés Manwel Grech y reproduce la cruz de Maly de la "luzzu", típica embarcación que recuerda la realidad de los migrantes en las barcas que se dirigen a Italia.
Así, Francisco ha explicado que, en la dolorosa experiencia de estos hermanos y hermanas, se recrea de nuevo la del Niño Jesús, "que en el momento del nacimiento no encontró alojamiento y nació en la gruta de Belén", y después "fue llevado a Egipto para huir de la amenaza de Herodes".
Durante su discurso, ha explicado que también los pesebres son una invitación a "hacer sitio a Dios", que está "escondido" en el rostro de tantas personas que están en condiciones de "dificultad, de pobreza y de tribulación" en la sociedad.
"El pesebre y el árbol forman un mensaje de esperanza y de amor, y ayudan a crear el clima natalicio favorable para vivir con fe el misterio del Nacimiento del Redentor, venido a la tierra con sencillez y mansedumbre", ha señalado.
Finalmente, Francisco ha pedido a los presentes que se dejen atraer con ánimo de niños, "ante del pesebre" porque allí se comprende la "bondad" de Dios y se contempla su "misericordia".