Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa insta a que la "nostalgia del pasado" no impida ver la religiosidad en el presente

El Papa ha instado a que la "nostalgia del pasado" no impida el nacimiento de la religiosidad del presente al tiempo que ha pedido que se trasmita la Buena Noticia de la Resurrección de Jesucristo porque "no nos es lícito privar de ella" a las personas.
Francisco ha hecho estas reflexiones durante la audiencia a los participantes en el XXXII Capítulo General de la Congregación de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, instituto religioso de derecho pontificio fundado en 1836 por el religioso polaco Bogdan Janski.
En la Sala del Consistorio del Palacio Apostólico del Vaticano, el Papa ha lamentado que la "nostalgia de un pasado que pudo haber sido fructuosos en vocaciones y grandioso en obras" impide "ver la vida que el Señor hace germinar en el momento presente".
"No sois hombres nostálgicos, sino hombres que, movidos por la fe en el Dios de la historia y de la vida, anunciáis la venida del alba incluso en plena noche. Hombres contemplativos que, con la mirada del corazón fija en el Señor, saben ver aquello que no ven los demás, hombres que saben proclamar con audacia que viene del Espíritu, que Cristo está vivo y que es el Señor", ha considerado.
De otro lado, Francisco ha reivindicado la figura de María Magdalena que, como las demás mujeres que van al sepulcro, son "mujeres 'en salida', que han abandonado su 'nido' y se han puesto en camino, que saben arriesgarse".
Así ha pedido a los cristianos que sean "hombres en camino, un Instituto 'en salida' hacia las periferias humanas, allí donde sea necesario llevar la luz del Evangelio".
Por eso ha asegurado que "aquellos que crean en el Resucitado, tienen la valentía de 'salir' a llevar la Buena Noticia de la Resurrección, asumiendo los riesgos de ofrecer testimonio, al igual que hicieron los Apóstoles".
"¡Cuántas personas hay esperando esta buena noticia! No nos es lícito privarles de ella. Si la Resurrección de Cristo es nuestra certeza más grande y el tesoro más precioso, ¿cómo no vamos a correr a anunciarla a los demás?", ha reclamado finalmente.