Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa extiende el proceso de beatificación para aquellos que ofrecen la vida por los más necesitados

El Papa ha extendido el proceso de beatificación para aquellos que ofrecen la vida por los más necesitados a través de un Motu Proprio publicado este martes 11 de julio por la Oficina de prensa de la Santa Sede.
La nueva disposición pontificia, a partir de la cual el Vaticano establece el ofrecimiento de la propia vida a los demás como una nueva posible causa de beatificación, fue validada por la Congregación de las Causas de los Santos en la sesión plenaria del pasado 27 de septiembre de 2016 tras estudiar detenidamente estos casos, aunque se ha hecho pública ahora.
"Son dignos de especial consideración y honor los cristianos que, siguiendo más de cerca las huellas y las enseñanzas del Señor Jesús, han ofrecido voluntaria y libremente la vida por los otros y han perseverado hasta la muerte en este propósito", ha explicado la Santa Sede.
Esta nueva causa se añade a las otras tres ya existentes y contempladas hasta el momento por la Congregación para las Causas de los Santos: la del martirio, la de las virtudes heroicas y la de las causas excepcionales.
"Es verdad que el heroico ofrecimiento de la vida, sugerido y sostenido en la caridad, expresa una verdadera, plena y ejemplar imitación de Cristo, y por tanto, es merecedora de aquella admiración que la comunidad de los fieles reserva a menudo a aquellos que voluntariamente han aceptado el martirio de sangre o han ejercitado en grado heroico las virtudes cristianas", añade el Vaticano.
De este modo, el documento pontifico establece que "el ofrecimiento de la vida es un nuevo caso en el proceso de beatificación y canonización, distinta de los casos del martirio y de la heroicidad de las virtudes".
En la práctica, para que el "ofrecimiento de la vida" sea válido en la beatificación, debe responder al "ofrecimiento libre y voluntario de la vida y heroica aceptación por la caridad de una muerte segura y prematura ejerciendo, al menos en grado ordinario, las virtudes cristianas antes de ofrecer la vida y, después, hasta la muerte".
En este sentido, se explica que para que esta cuarta causa lleve a la beatificación es necesario que concurra "la aceptación 'propter caritatem' (para la caridad) de una muerte cierta y prematura". También tiene que haber una "existencia de fama de santidad y de signos, al menos después de la muerte" de manera que puedan probarse sus "virtudes cristianas".
Por último, para que la persona pueda ser beatificada se necesitará la comprobación de un "milagro" que tenga lugar después de la muerte de esa persona y gracias a su intercesión.
El periódico oficial del Vaticano, L'Osservatore Romano, puntualiza que esta causa de beatificación intenta poner en valor un "heroico" testimonio cristiano, que hasta ahora no contaba con un procedimiento específico, porque no entraba en las causas del martirio ni tampoco en la de las virtudes heroicas. Además, señala que se distingue de la causa de martirio en que no hay un perseguidor que querría imponer la elección contra Cristo. Respecto de las virtudes heroicas, apunta que en este nuevo caso no hay "expresión de un prolongado ejercicio de las virtudes, y, en particular de una caridad heroica".
"Se requiere un ejercicio ordinario de vida cristiana, que haga posible y comprensible la decisión libre y voluntaria de donar la propia vida en un acto supremo de amor cristiano, que supere el natural instinto de supervivencia, imitando a Cristo, que se ha ofrecido al Padre por el mundo, en la cruz", se señala finalmente en el periódico oficial del Vaticano.