Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa critica el modelo de desarrollo agrícola que basa solo en los negocios

El Papa ha criticado el modelo de desarrollo agrícola que basa solo en los negocios al tiempo que ha pedido una mejor distribución de tierras en un mensaje dirigido a los participantes del encuentro de la Asociación Rural Católica Internacional (ICRA), para debatir sobre los problemas del mundo rural.
Durante su discurso, Francisco ha pedido mejoras salariales para los campesinos, así como la necesidad de una mayor implicación de los pequeños agricultores en la toma de decisiones que ayude a mejorar la vida en el campo.
De este modo, ha denunciado que "mirando hoy al mundo rural vemos cómo la dimensión del mercado orienta las acciones y las decisiones". "¡Los negocios ante todo!", ha criticado.
"Los negocios ante todo, aun a costa de sacrificar los ritmos de la vida agrícola, con sus momentos de trabajo y su tiempo libre, de descanso semanal y de cuidado de la familia", ha resaltado.
Así, ha manifestado que esto significa para todos los que viven la realidad rural la constatación de que "el desarrollo no es igual para todos, como si la vida de la comunidad del campo tuviese un valor inferior". Así, Francisco ha señalado que "la misma solidaridad, ampliamente invocada como solución, es insuficiente si no se acompaña de justicia en la distribución de las tierras, en los salarios agrícolas o en el acceso al mercado".
"Para los pequeños agricultores, la participación en las decisiones que les afectan sigue siendo algo lejano debido a la ausencia de instituciones locales y a la falta de reglas claras que reconozcan valores como la honestidad, la justicia y la lealtad", ha exclamado.
En esta línea, ha evidenciado la "paradoja" de vivir en una agricultura que ya no está considerada como sector primario de la economía, pero que mantiene una "evidente relevancia" en las políticas de desarrollo, en los equilibrios de la seguridad alimentaria y en la vida comunitaria rural.
"De hecho, en algunas zonas geográficas, el desarrollo agrícola sigue siendo la principal respuesta posible a la pobreza y a la escasez de alimentos", ha explicado finalmente.