Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa pide a las conferencias episcopales que elijan un día para rezar por las víctimas de abuso sexual

El Papa ha pedido a las conferencias episcopales nacionales que elijan un día apropiado en el que rezar por los supervivientes y las víctimas de abuso sexual como parte de la iniciativa de la Jornada Universal de Oración.
Así se desprende de los trabajos de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores (PCPM), que se ha reunido en Roma del 5 al 11 de septiembre, tanto en grupos de trabajo (Líneas Maestras, Cuidado y Protección, Educación, Formación, Teología y Espiritualidad, Normativa Civil y Canónica) como en Asamblea Plenaria.
"La Comisión cree que la oración pública es también una forma importante de demostrar la mayor toma de conciencia en la Iglesia", informa el Vaticano.
El próximo paso de los trabajos de la Comisión --que avanzan en la puesta al día de los proyectos en curso y en el desarrollo de los borradores de las propuestas-- es la entrega al Papa de una propuesta con directrices en la protección y salvaguarda de los niños, adolescentes y adultos vulnerables.
Según el Vaticano, el Pontífice ha manifestado su satisfacción a varias conferencias episcopales que ya están dando pasos. Entre ellas, está la australiana, que ha seleccionado como Jornada de Oración el domingo 11 de septiembre coincidiendo con el Día Nacional para la Protección de la Infancia.
Asimismo, los obispos de Filipinas, por su parte, ya han comenzado a discutir la mejor manera de celebrar la Jornada de Oración y pronto darán a conocer una fecha. Las conferencias episcopales del sur de África (SACBC) han abrazado la propuesta dedicando tres días a la iniciativa: del viernes 2 de diciembre hasta el domingo 4 de diciembre, segundo domingo de Adviento. El viernes será día de ayuno, habrá una vigilia penitencial el sábado y el domingo se leerá en todas las parroquias una declaración redactada por la SACBC.
NUEVA PÁGINA WEB
Además, el Vaticano ha informado de que la PCPM tendrá en los próximos días su propio sitio web para impulsar los esfuerzos de la Comisión a la hora de colaborar con las iglesias locales y difundir la importancia de la protección y salvaguarda de los menores y adultos vulnerables.
Según señala la Santa Sede, se espera que "represente un recurso útil para la Iglesia y para todas las personas de buena voluntad" en el objetivo común de hacer de la Iglesia y de la sociedad "un hogar seguro para todos".
Sobre las labores de esta Asamblea Plenaria, se ha procedido con los informes de los miembros sobre los progresos de los programas de educación que ya están en marcha, tanto en el Vaticano como a nivel local. "Estas iniciativas forman parte de los esfuerzos de la Comisión para estar al servicio del Santo Padre poniendo sus conocimientos a disposición de las Iglesias locales y los líderes religiosos. Los miembros de la Comisión también han sido invitados a dar charlas y a participar en diversas conferencias y talleres en los cinco continentes", han indicado.
Además, se precisa que durante las reuniones se habló del Motu Proprio del Santo Padre "Como una Madre Amorosa". "La responsabilidad en el escándalo de abuso sexual de menores por parte del clero ha sido una de las mayores preocupaciones de la Comisión desde el principio. En febrero de 2015, la Comisión presentó una propuesta al Santo Padre relativa a la responsabilidad del obispo. En "Como una madre amorosa" el Papa Francisco va más allá de la responsabilidad de los obispos haciéndola extensiva a otros cargos de la Iglesia. La Comisión ha acogido con satisfacción este punto", manifiesta el Vaticano.
La Comisión Pontificia para la Protección de Menores fue creada por el Papa Francisco en marzo de 2014 con el fin de poner en marcha las iniciativas más adecuadas para la protección de los menores y adultos vulnerables, así como realizar todo lo posible para asegurar que delitos como los sucedidos ya no se repitan en la Iglesia. La Comisión promoverá, conjuntamente con la Congregación para la doctrina de la fe, la responsabilidad de las Iglesias particulares para la protección de todos los menores y adultos vulnerables.