Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa condena la violencia en Jerusalén y llama "a la moderación y el diálogo"

El Papa ha condenado la violencia en Jerusalén después de que los enfrentamientos entre israelíes y palestinos hayan causado siete muertos en la explanada de las mezquitas y ha llamado "a la moderación y el diálogo".
"Sigo con mucho interés las graves tensiones y la violencia de los últimos días en Jerusalén", ha señalado Francisco durante el Ángelus de este domingo.
El pontífice ha invitado ante cientos de fieles reunidos en la plaza de San Pedro "a unirse en la oración, para que el Señor inspire la reconciliación y la paz".
Durante la catequesis, el Papa ha reflexionado sobre la parábola del trigo y la cizaña que --según ha dicho-- "ilustra el problema del mal en el mundo, y pone de manifiesto la paciencia de Dios".
Así ha exhortado a los cristianos a no desanimarse en el ejercicio del discernimiento entre el bien y el mal al recordar que "ambas realidades conviven", pero que "sólo Dios podrá separarlas en el Juicio Final".
"La narración se desarrolla en un campo con dos protagonistas opuestos. Por una parte, está el patrón del campo, una figura de Dios, que esparce la buena semilla de trigo. Por otro lado, tenemos el enemigo, que representa a Satanás, y que esparce la mala hierba", ha especificado sobre la parábola bíblica.
"Con el paso del tiempo, en medio del trigo crece también la cizaña y, ante esto, el patrón y sus siervos tienen diferentes opiniones. Los siervos quieren intervenir arrancando la cizaña. Sin embargo, el patrón, preocupado sobre todo por salvar el trigo, se opone diciendo: 'No sea que, al arrancar la cizaña, arranquéis también el trigo'", ha concluido.