Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa Francisco advierte de la necesidad de curar a la sociedad de las mafias y el terrorismo

El Papa Francisco ha afirmado que la sociedad necesita ser curada de la corrupción, las mafias, las extorsiones, el tráfico ilegal de drogas y armas, la trata de seres humanos y el terrorismo, realidades que ha definido como "plagas sociales" opuestas al Evangelio.
Así se ha pronunciado el Pontífice este lunes 23 de enero durante su encuentro con los representantes de la Dirección Nacional Antimafia y Antiterrorismo.
Francisco ha exhortado a la comunidad internacional a afrontar "con determinación" los delitos cometidos por las tres grandes organizaciones criminales de marca mafiosa: mafia, camorra y ndrangheta.
Según ha precisado, el dinero de los delitos mafiosos está "manchado de sangre y produce un poder inicuo". Además, ha instado a luchar contra el terrorismo, que está asumiendo "cada vez más un aspecto cosmopolita y devastador".
En este contexto, el Papa ha expresado su aprecio por la tarea "difícil y arriesgada" de la Dirección Nacional Antimafia y Antiterrorismo que es "indispensable para el rescate y la liberación del poder de las asociaciones criminales, que se hacen responsables de violencias y opresiones manchadas de sangre humana".
Por otro lado, les ha invitado a "dedicar todo esfuerzo especialmente a la lucha contra la trata de personas y el contrabando con los migrantes". "Estos son delitos gravísimos que golpean a los más débiles entre los débiles", ha exclamado. En este sentido, ha asegurado que es necesario incrementar las actividades de tutela de las víctimas, facilitando asistencia legal y social.
También ha felicitado a las iglesias locales que realizan "un encomiable trabajo en el terreno, destinado a la promoción de la gente, una promoción cultural y social dirigida a extirpar progresivamente desde la raíz la mala hierba de la criminalidad organizada y de la corrupción".
Finalmente, ha pedido a Dios que toque el corazón de los hombres y de las mujeres de las distintas mafias, "para que se detengan, dejen de hacer el mal, se conviertan y cambien de vida".