Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa canoniza en Fátima a los pastorcitos Francisco y Jacinta

El Papa canoniza en Fátima a los pastorcitos Francisco y JacintaReuters

El Papa Francisco ha canonizado en la explanada del santuario de Fátima a dos de los tres videntes de las apariciones, Francisco y Jacinta Marto, a las 11.26 horas (hora española), ante una multitud de cientos de miles de personas que llenaban el recinto del santuario y se desbordaban por las calles adyacentes.

El obispo de Leiría Fátima, monseñor Antonio Marto, ha presentado la biografía de Francisco y Jacinta, en el inicio de la Misa de canonización, tras la cual el Papa ha pronunciado la fórmula de canonización por la cual los videntes de Fátima son proclamados santos.
"Declaramos y definimos como santos a Francisco y Jacinta Marto", ha proclamado el Pontífice.
En la ceremonia estaba presente el pequeño Lucas, que sufrió una caída y un traumatismo craneal, cuya vida fue desahuciada por los médicos y que curó inexplicablemente, por intercesión de Francisco y Jacinta, y cuya curación ha servido para la aprobación de la canonización de los pastores.
Entre mayo y octubre de 1917, los pastorcillos presenciaron, junto a su prima Lucia Dos Santos, las apariciones de la Virgen en Cova de Iría.
Francisco Martos nació el 11 de junio de 1908 y su hermana Jacinta, el 5 de marzo de 1910, eran dos de los siete hijos del matrimonio de Manuel Pedro Marto y Olímpia de Jesús.
Francisco, con "un estilo de vida caracterizado por la adoración y contemplación", según ha subrayado el obispo de Leiría al leer su biografía, falleció el 4 de abril de 1918, víctima de una epidemia bronconeumónica, a los 9 años.
Su hermana, "caracterizada por la entrega generosa de sí", en palabras del obispo de Leiría, falleció el 20 de febrero de 1920, víctima también de la misma epidemia, a los 9 años. Sus restos mortales reposan en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, en Fátima.