Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa condena a quienes reducen la fe a un "falso Dios" para justificar acciones de odio y violencia

El Papa ha reiterado su condena al uso de la religión para justificar los actos de violencia. "Otros reducen la fe a un falso Dios y usan su nombre parar justificar sus propios intereses o acciones de odio y violencia", ha lamentado el Pontífice durante la audiencia general de este miércoles 7 de septiembre al enumerar varias actitudes "torticeras" en la fe construidas por el hombre.
Esta condena el Pontífice se viene repitiendo a lo largo de sus diferentes intervenciones públicas, en especial, después de atentados terrorista, como por ejemplo, tras los atentados terroristas perpetrados en París el pasado noviembre de 2015 cuando calificó de 'blasfemia' la instrumentalización de la fe para acreditar los ataques.
En esta ocasión, el Papa ha hablado de la fe del 'hazlo tú mismo' que reduce Dios al espacio reducido de los propios deseos y convicciones y ha advertido de que esto no es una verdadera "conversión al Señor" porque esta forma falsa de fe impide llegar de manera profunda la conciencia.
Francisco también ha puesto en la lista a aquellos que usan la fe como un "refugio psicológico" porque convierte la religión en un estado replegado en sí mismo, "impermeable a la fuerza del amor". También ha nombrado a los que consideran a Cristo "un buen maestro con enseñanzas épicas entre tantos de la historia". "Hay quien sofoca la fe en una relación intimista con Jesús anulando su empuje misionaria capaz de cambiar el mundo", ha lamentado.
De esta forma, el Papa ha reflexionado sobre la forma de actuar de Jesús que, según ha dicho, "puede escandalizar a muchos, porque no se adecúa a la idea que se han formado de él, pero alienta a aceptarlo como el Mesías que se revela en las obras que cumple, siguiendo la voluntad del Padre". "Nosotros cristianos creemos en el Dios de Jesucristo. Su deseo es crecer en la experiencia viva del deseo de no imponer obstáculos al actuar misericordioso del Padre", ha agregado.
Finalmente, ha invitado a los cristianos a crecer en la experiencia viva del misterio de amor de Dios "que lo empuja a la misión de trasformar el mundo y la historia".