Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos padres paquistaníes rocían con ácido y matan a su hija de 15 años

Una adolescente paquistaní de 15 años ha muerto tras ser rociada con ácido por sus propios padres, que la acusaron de mantener relaciones con un chico y deshonrar a la familia, según ha informado este jueves la Policía.

El suceso se produjo el pasado lunes en el distrito cachemir de Kotli, en la zona noreste de Pakistán. El agente Raja Tahir Ayub ha explicado a la cadena británica BBC que la joven enfadó a su padre tras "mirar a dos chicos" que circulaban a bordo de una motocicleta junto a la casa familiar.
Los padres sospechaban que su hija mantenía una relación con uno de los dos jóvenes, por lo que el padre "se llevó a su hija dentro, la golpeó y arrojó ácido sobre ella con ayuda de su mujer", según Ayub.
Un médico del hospital local, Mohamad Jahangir, ha indicado a la agencia Reuters que los propios padres confesaron que agredieron a su hija cuando la vieron hablando con otro joven, si bien la madre intentó hacer pasar todo por un intento de suicidio. Los progenitores comparecerán mañana ante un tribunal, donde deberán proclamarse inocentes o culpables de un cargo de asesinato.
Los padres no llevaron a su hija al hospital hasta la mañana siguiente, ya martes, y la joven terminó falleciendo ese día por la tarde como consecuencia de las graves heridas sufridas. Tenía más del 35 por ciento de su cuerpo quemado y "no había forma de que pudiese sobrevivir", como ha apuntado Jahangir.
Las autoridades no tuvieron constancia de lo ocurrido hasta que la hija mayor del matrimonio detenido lo denunció el miércoles por la mañana. Acudió a la Policía alertada por la conducta sospechosa de sus padres, que durante el funeral no descubrieron la cara de la hija fallecida pese a que es una práctica habitual en la sociedad musulmana de Cachemira.
Crimen de honor
Este tipo de crímenes por honor son poco habituales en la Cachemira paquistaní, pero la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán ha alertado de que es una práctica extendida en el país, con 943 muertes solo el año pasado. La cifra supone un incremento del cien por cien respecto a los datos de 2010 y podría ser mayor habida cuenta de que muchos de estos crímenes no se denuncian.
En marzo, el Gobierno cachemir aprobó una norma por la que convirtió los ataques con ácido en acciones susceptibles de ser castigada con pena de muerte.