Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Padres alejados de sus hijos por orden judicial por darles una bofetada

A Emilio su exmujer le denunció por pegar una bofetada a su hijo hace un año. La Fiscalía le pedía 11 meses de cárcel y la prohibición de acercarse al niño durante dos años. La magistrada le ha absuelto porque había contradicciones entre los testimonios de la madre y el hijo. Según el C P pegar una bofetada a un hijo puede costar una pena de cárcel de entre seis meses y un año de prisión y no poder acercarse al hijo durante dos años. Lorena estuvo dos años sin ver a su hija por darle dos cachetes. Otra madre de Jaén, sordomuda, fue condenada a 45 días de cárcel y un año de alejamiento de su hijo por darle una bofetada por no hacer los deberes. Al final fue indultada.