Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pacientes, profesionales sanitarios, sistema sanitario y tratamiento, principales barreras de la adherencia terapéutica

Los pacientes, profesionales sanitarios, sistema sanitario y los tratamientos son las principales barreras a la hora de alcanzar el cien por cien de la adherencia terapéutica, tal y como ha avisado el director de Desarrollo Corporativo y Comunicación de la Fundación IDIS, Fernando Mugarza, durante la jornada 'Diabetes, comunicación médico-paciente y avances tecnológicos. Plataformas de información al paciente', celebrada en la Escuela de salud Sanitas-New Medical Economics.
La adherencia al tratamiento es el grado en el que un paciente sigue el tratamiento prescrito por su médico contando con su propia involucración en la cumplimentación terapéutica. Un aspecto que, tal y como ha recordado Mugarza, es fundamental para evitar recaídas, consultas de repetición innecesarias, ingresos, utilización de Urgencias y para mantener la enfermedad bajo control o incluso superarla.
"El desconocimiento de la enfermedad o la dificultad para entender las pautas del médico así como el temor a los efectos secundarios del tratamiento son algunos de los problemas planteados por los pacientes, mientras que los profesionales sanitarios hacen hincapié en la dificultad para adaptar el tratamiento a la realidad y necesidades del paciente y el escaso tiempo para la persona que acude a la consulta", ha comentado.
En este sentido, el experto ha destacado la importancia de que haya una comunicación fluida entre profesional sanitario y paciente para mejorar la continuidad del proceso asistencial, si bien ha reconocido que las nuevas tecnologías ayudan a que los procesos de atención sean "eficaces, eficientes, efectivos" y que reduzcan costes, evitando duplicidad de pruebas y agilizando procesos.
"La telemedicina permite que el médico y el paciente interactúen a distancia sin que el paciente tenga que asistir a la consulta, lo que supone un ahorro de tiempo y recursos (eficiencia), promoviendo además una mejora en el seguimiento, monitorización y personalización del tratamiento de los pacientes. En el caso de las patologías crónicas se pueden monitorizar las variables clínicas pertinentes de los pacientes, hacer una monitorización constante y ayudarles en el momento que lo necesiten", ha enfatizado Mugarza.
Precisamente, ha puesto como ejemplo la plataforma 'Mi e-Salud', desarrollada por la Fundación IDIS, en el marco del proyecto de interoperabilidad puesto en marcha en 2015, que facilita que el paciente sea el responsable de su propia salud, ya que a través de la misma puede disponer de la información clínica completa en cualquier lugar a través de esta aplicación móvil, siendo todo ello accesible para el profesional sanitario previa autorización del paciente de una forma "ágil y segura".