Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP rechaza la versión de la jefa de la misión de la Eurocámara para investigar el robo de bebés en España

La eurodiputada del PP, Rosa Estaràs, ha rechazado este martes las impresiones preliminares que ha ofrecido la jefa de la misión de la Eurocámara, la eurodiputada socialista británica, Jude Kirton-Darling, tras la visita de la delegación a Madrid los pasados lunes y martes para investigar los casos de bebés robados entre los años 1940 y 1990 en España, en su mayoría presuntamente por monjas y personal de hospitales religiosos para ser vendidos en adopción.
"Está claro que este escándalo es la parte más cruda de las heridas históricas no cerradas de la Guerra Civil española y la dictadura de Franco y que las interpretaciones de la historia española juegan en cómo se percibe este escándalo y esto se ha notado de forma muy clara", ha dicho la socialista británica en la Comisión de Peticiones de la Eurocámara para avanzar sus primeras impresiones de la visita, admitiendo que esta conclusión "es quizá bastante política" pero es "importante hacerla".
La jefa de la misión de investigación de la Eurocámara ha incidido en las "pruebas contradictorias frecuentes" presentadas por las autoridades públicas y por parte de las víctimas respecto a "la dimensión del escándalo" y si se trataba de "casos aislados o de una red organizada de tráfico de bebés o redes". "Las cifras eran completamente diferentes", ha explicado.
"La segunda conclusión es que está claro que hay una completa y supina falta de confianza de las víctimas en las autoridades públicas y de la Iglesia", ha subrayado Kirton-Darling, que ha lamentado que las víctimas hayan tenido que soportar "la carga de la prueba".
"Han sido forzadas a investigar sus propios casos, en algunos casos durante décadas, con escaso o nulo apoyo jurídico o psicológico", ha asegurado.
Aunque "se han dado algunos pasos desde que estalló el escándalo" en 2009-2010, entre ellos la creación de la Oficina para apoyar a las víctimas a acceder a los archivos documentales, la eurodiputada británica ha insistido en que "todo el mundo" con los que mantuvieron encuentros durante la visita "reconoce que se pueden hacer cosas para mejorar la situación más, especialmente en el apoyo a las víctimas".
La eurodiputada del PP ha querido que "conste en acta" que el grupo popular europeo rechaza la versión de la presidenta de la misión de la Eurocámara. "Mi grupo no está de acuerdo porque lo que ha dicho no es real", ha zanjado. "Ha hecho una observación personal que luego tendremos que poner en orden" cuando se redacte el informe y las recomendaciones, que deben ser acordados por los grupos, ha remachado.
Kirton-Darling ha admitido que el informe final y las recomendaciones que harán "pueden diferir de sus impresiones" y ha confiado en que la Comisión de Peticiones "colectivamente" pueda contribuir a responder a las preocupaciones de las víctimas y permitir que se avance "de forma constructiva y positiva para hacer frente a estas heridas abiertas" tras una visita "bastante intensa".
Los eurodiputados desplazados a Madrid se reunieron con víctimas, con el fiscal general del Estado, José Manuel Maza; con el Ministerio de Justicia; con Concepció Ferrer, adjunta de la Defensora del Pueblo y con el secretario general de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo.
Esta comisión europarlamentaria ya se pronunció sobre el caso de los 'bebés robados' en España en septiembre de 2015, cuando tras escuchar a algunos de los afectados pidió al Gobierno que se investigara la situación y que se facilitase el acceso a los archivos de hospitales y centros religiosos relevantes para la investigación.
"PASOS POSITIVOS"
La jefa de la misión de la Eurocámara ha puesto en valor "algunos pasos" positivos, entre ellos el hecho de que "nadie dijo que no había un problema". "Esto es una conclusión muy importante", ha dicho.
También calificó de "muy positiva" la reunión que la delegación mantuvo con la Iglesia. "La Iglesia acordó abrir sus archivos. Ahora es necesario garantizar que hay seguimiento a estas palabras con acción", ha dicho, apuntando a la "sugerencia" que se hizo sobre la posibilidad de que la Iglesia conecte sus archivos con los públicos.
Asimismo, ha valorado como "paso positivo" la propuesta para crear una comisión de investigación en el Congreso, algo que facilitaría resolver muchos "similitudes" entre casos.
La presidenta de la Comisión de Peticiones, la eurodiputada a eurodiputada liberal sueca Cecilia Wikström, ha rechazado permitir un debate durante la sesión sobre "una cuestión de "extrema sensibilidad" y ha aclarado que la Comisión de Peticiones mantendrá un "debate sustancial" al respecto "en julio o septiembre" cuando se haya elaborado el informe y las recomendaciones.