Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP incluye en el Senado la reserva para poder cortar el rabo a algunos perros rechazada por la mayoría de la oposición

La propuesta 'popular' genera una situación inédita desde 1984 que alarga el trámite para que el Convenio sobre protección animal entre en vigor
La Comisión de Exteriores del Senado ha debatido una reserva del Grupo Popular al artículo 10 del Convenio europeo sobre protección de animales de compañía de 1987, por el que se regula la prohibición de cortar la cola a los perros. La propuesta del PP, que saldrá adelante este lunes gracias a su mayoría absoluta en la Cámara Alta y ha sido rechazada por la mayoría de la oposición, pide una excepción a esta prohibición para determinados perros que por su actividad pudieran sufrir daños en su cola.
El texto, que tendrá que ser ratificado este miércoles 10 de mayo por el pleno de la Cámara Alta, generará con la reserva del PP un trámite inédito en el Parlamento Español desde los años 80. De no haberse incluido reserva alguna, el convenio habría salido directamente del Senado a su publicación en el BOE para la entrada en vigor, pero al aprobar la Cámara Alta un texto diferente al del Congreso se activa un mecanismo poco común y escasamente utilizado en el Parlamento por tratarse de un convenio internacional.
Según han explicado fuentes del Senado a Europa Press, deberá constituirse una Comisión Mixta Congreso-Senado y tendrá que ser paritaria, con el mismo número de senadores y diputados. Este órgano creado 'ad hoc' deberá intentar aprobar un texto de consenso. De conseguirse, ese texto deberá volver a pasar por el Congreso, primero y por el Senado después para su ratificación definitiva.
En caso de no acordarse un texto, el convenio ratificado con la reserva aprobada por el Senado deberá volver al Congreso donde la reserva sólo prevalecerá si consigue ser aprobada por mayoría absoluta.
El acuerdo internacional a debate prohíbe en su artículo 10 las operaciones quirúrgicas a mascotas cuyo objeto sea modificar la apariencia de un animal (estéticas), y en particular: el corte de cola, corte de orejas, sección de cuerdas vocales y extirpación de uñas y dientes.
El texto de la reserva a este punto defendido por el PP especifica que "el corte de la cola sólo se realizará en el caso de perros que por la actividad que desarrollan habitualmente puedan sufrir daños en la misma". "Dicha intervención deberá realizarla siempre un veterinario que certificará la pertinencia de la misma y de acuerdo con un protocolo aprobado por el Consejo Superior de Colegios Veterinarios", añade.
En su argumentación, el Grupo Popular señala que esta reserva ha sido presentada por otros países, como Dinamarca y Alemania, que la han presentado de forma genérica, o Letonia, que ha aclarado en qué tipo de perros no aplicará la prohibición.
Además, argumenta que, si bien las leyes de algunas comunidades autónomas ya incorporan la prohibición, la distinta situación en distintas comunidades y la "polémica" que aún hoy hay sobre el corte de colas aconsejan esta aproximación al asunto. "En todo caso, los veterinarios conservarán la libertad de decisión, caso por caso, sobre la forma de proceder", precisan.
El diputado del PP Alfonso José Rodríguez ha recalcado durante el debate que la medida no se toma ni por razones "estéticas" ni de "tradición" sino por razones de "funcionalidad" del animal y "con plenas garantías sanitarias.
"SALVAJADA" Y "ATROCIDAD" PARA LA OPOSICIÓN
Sin embargo, desde la oposición se ha tachado la iniciativa como "salvajada" por parte de EH Bildu, "atrocidad" por parte de Podemos y para el PSOE es una "testarudez" mantener por parte de los "populares" una postura "tan minoritaria, tan rechazada y tan anticuada"
El debate no es nuevo ya que el PP presentó una reserva similar en el Congreso, apoyada por el PNV, que fue rechazada finalmente por la mayoría de la oposición el pasado mes de marzo. En este primer trámite en el Senado, la reserva ha sido rechazada por Bildu, ERC, Podemos y PSOE, mientras que el PNV no ha participado en la votación y decidirá su postura de cara al debate en el pleno, según han informado a Europa Press fuentes parlamentarias.