Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP de Madrid apostará por la "reducción progresiva" del número de abortos, tras llegar a un acuerdo con David Pérez

El PP de Madrid ha acordado finalmente con el alcalde de Alcorcón y diputado, David Pérez, adaptar la enmienda que llevaba a la ponencia social para acabar de forma progresiva con el aborto, y finalmente ha aceptado introducir en el texto que el partido abogará por políticas dirigidas a la "reducción progresiva" del número de abortos.
En el texto acordado, al que ha tenido acceso Europa Press, la formación se compromete a adoptar políticas orientadas a "la reducción progresiva del número y los supuestos del aborto, con el objetivo de limitar al máximo una práctica que implica daños irreparables en términos humanos y sociales".
La aprobación de dicho acuerdo, que ha provocado que Pérez no tuviera que defender su enmienda en el debate de la ponencia social, ha llegado después de que Pérez enmendara al artículo V, 'La familia: básico pilar social' de la Ponencia Social del 16 Congreso Regional del PP en la que pedía que los populares aprobaran reformas legales encaminadas a la "supresión paulatina del aborto" así como al "fomento de las ayudas y recursos a las madres con dificultades a causa de su embarazo".
En el escrito acordado, se establece, además, que el aborto, "lejos de ser un derecho, constituye un retroceso social incompatible con un auténtico progreso basado en la dignidad humana y los derechos fundamentales, particularmente el derecho a la vida del no nacido".
Respecto a la vida del no nacido, los populares han aprobado "revisar" la "desprotección jurídica" que a su juicio le rodean.
"Por ello, las políticas impulsadas por el Partido Popular de Madrid deben orientarse a la protección del ser humano no nacido, al apoyo integral a las mujeres con problemas a causa de su embarazo y a la reducción progresiva del número y los supuestos del aborto, con el objetivo de limitar al máximo una práctica que implica daños irreparables en términos humanos y sociales", reza el escrito.