Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP propone a Leopoldo González Echenique, abogado del Estado, para presidir RTVE

Pesenta un seguno nombre, María Luisa Crianza, ante la negativa del PSOE de hacer una propuesta

Fernando Navarrete, consejero del ente público en el Senado

El PP ha propuesto en el Congreso de los Diputados a Leopoldo González-Echenique, abogado del Estado que ocupó cargos públicos con el Gobierno de José María Aznar, como candidato a presidente de RTVE. Ante la decisión del PSOE de no presentar nombres para el Consejo de RTVE, finalmente el PP ha presentado un segundo nombre, el de la periodista María Luisa Ciriza.
Madrileño de 42 años, González-Echenique Castellanos de Ubao es licenciado en Derecho y Ciencias Económicas y actualmente es secretario general del Grupo NH y ha desarrollado buena parte de su actividad profesional en el sector de la información.
Tras ocupar cargos como abogado del Estado en los Ministerios del Interior y de Economía y Hacienda, y en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), González-Echenique fue nombrado en junio de 2000 director del Gabinete Técnico del Subsecretario de Economía y entró en el equipo de asesores del entonces vicepresidente económico, Rodrigo Rato.
El 11 de octubre de 2002, el Consejo de Ministros nombró a Leopoldo González Echenique Castellanos de Ubao nuevo director general para el Desarrollo de la Sociedad de la Información del Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCYT), que entonces encabezaba Josep Piqué.
Oscar Pierre, propuesto por CiU
El PP afrontaba esta renovación de RTVE con la idea de proponer tres de los cinco puestos en liza: dos en el Senado (Fernando Navarrete y José Manuel Peñalosa Ruiz) y uno en el Congreso (González-Echenique). Las otras dos plazas se dejaban una para CiU, que ha presentado a Oscar Pierre Prats, y otra para el PSOE, que finalmente ha renunciado a participar en el proceso.
Pier Prats, nacido en Sabadell, Barcelona en 1956, es presidente del Grupo Business T&G. Realizó estudios de Ingeniería Industrial en la Escuela Técnica Universitaria superior de Terrassa (Barcelona) en la especialización de Organización y tiene estudios de PADE-Business Administration en el IESE.
Ante la anunciada renuncia del PSOE a presentar candidatos, el PP ha presentado un segundo nombre en el Congreso, el de la periodista donostiarra María Luisa Ciriza, que trabajó en RTVE hasta 2006 y que actualmente es vicepresidenta primera de la Asociación de la Prensa de Madrid.
Fernando Navarrete, consejero en el Senado
Mientras, en el Senado el PP ha propuesto como consejeros de RTVE a Fernando Navarrete Porta y a José Manuel Peñalosa Ruiz. Navarrete es presidente de la Asociación de Realizadores de Televisión (ART) y vicepresidente de la Fundación Audiovisual para la Normalización Social (FANS). Además, es vicepresidente primero de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión. Ha sido galardonado con el Premio Nacional de Televisión a la Dirección y Realización de Programas, la Antena de oro de Televisión y el Premio Ondas de Televisión.
José Manuel Peñalosa es desde el año 2008 asesor del Consejo de Administración de la Corporación de RTVE. Anteriormente, entre los años 1999 y 2008, fue asesor parlamentario en materia audiovisual, telecomunicaciones y de control sobre RTVE del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados; senador en la IV Legislatura y diputado nacional durante la V y VI Legislatura, donde ocupó la portavocía del Grupo Popular en la Comisión de Control Parlamentario sobre RTVE entre los años 1996 y 1999.
Todos los candidatos pasarán por la Comisión de Nombramientos del Parlamento, que determinará su idoneidad. De recibir el visto bueno, serán sometidos a votación en el Pleno del Congreso. En una primera ronda, se buscará aprobar los nombres por mayoría de dos tercios. En caso de no conseguirse, 24 horas después se podrá celebrar una nueva votación, en la que la aprobación se conseguiría con mayoría absoluta, por lo que el PP podrá sacar adelante sus propuestas en solitario.