Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un juez declara nula la autorización del Toro de la Vega 2014

Toro de la Vega de TordesillasEFE

El Juzgado Contencioso Administrativo 4 de Valladolid ha declarado nula la autorización del Toro de la Vega 2014, dando la razón al Partido Animalista-PACMA, que interpuso un denuncia por múltiples irregularidades administrativas en la organización del festejo.

En la demanda judicial interpuesta por PACMA se ponía de manifiesto las irregularidades en la petición del Ayuntamiento de Tordesillas a la Junta de Castilla y León para la autorización del Toro de la Vega del año 2014. En el procedimiento judicial se practicó una extensa prueba que incluyó el interrogatorio del alcalde de Tordesillas, José Antonio González Poncela.
"La consecuencia es que si la autorización para celebrar el Toro de la Vega 2014 es nula, el Toro de la Vega fue celebrado ilegalmente", ha explicado en un comunicado PACMA, que ha puesto de manifiesto el "incumplimiento sistemático de las reglas del festejo".
En este sentido, PACMA ha subrayado que la sentencia supone "un paso más para acabar legalmente" con el Toro de la Vega, tras constatar, según ellos, que "España entera está sensibilizada con la crueldad del festejo". "PACMA continuará luchando hasta conseguir la total abolición del festejo del Toro de la Vega, que es contrario a los valores éticos superiores que reclama la sociedad española", ha añadido.
La denuncia del Partido Animalista se basó en la ausencia del certificado del arquitecto sobre las instalaciones de seguridad que tendría que haberse sellado por el colegio oficial, en cumplimiento del reglamento de espectáculos taurinos de Castilla y León. También hacían mención a irregularidades como que el director de lidia no estuviera dado de alta en la Seguridad Social como profesional taurino o que en el contrato entre el Ayuntamiento de Tordesillas y el ganadero no apareciera la firma del propietario del toro.