Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Imputado por dejar a su perra en el maletero y arrojar su cadáver a un contenedor

Imputado por encerrar a su perra en el maletero y arrojar su cadáver a un contenedorFLICKR

La Guardia Civil de Oropesa del Mar (Castellón) ha imputado a un joven, vecino de l'Alcora por un delito de maltrato animal. El hombre dejó morir a su perra de un golpe de calor que se produjo al encerrarla en el maletero de su coche para ir a una entrevista de trabajo, según ha informado el Instituto Armado en un comunicado. Después de trasladarla al veterinario en muy mal estado, murió como consecuencia del golpe de calor. En el centro se le ofreció la posibilidad de incinerar o retirar el cadaver del animal, pero el propietario decidió arrojarlo a un contenedor.

La investigación comenzó a raíz de la denuncia presentada por una vecina ante la Policía Local de Oropesa del Mar, en la que aseguraba haber visto cómo un joven arrojaba el cadáver de un perro en un contenedor. Por este motivo, los agentes de la Guardia Civil descubrieron que, el pasado día 11 de agosto, el dueño del animal se desplazó en coche acompañado de su pareja hasta la localidad de Oropesa del Mar para una entrevista de trabajo.
El joven, que pensó que la entrevista no se prolongaría demasiado, decidió dejar a su perra, una hembra de raza American Standffordshire Terrier, en el maletero del vehículo hasta su vuelta y, a su regreso, encontró al animal en muy mal estado, por lo que lo trasladó junto a su pareja a una clínica veterinaria de la localidad.
La veterinaria diagnosticó la muerte por golpe de calor del animal e informó al dueño de la posibilidad de incineración del cadáver o de su retirada a través del Ayuntamiento o de empresas especializadas, aunque finalmente el dueño del animal decidió arrojar el cadáver del perro a un contenedor, según ha informado la Benemérita. Por todo ello, los agentes han imputado a este vecino de l'Alcora, de 26 años de edad, como supuesto autor de un delito de maltrato animal.